El Pucela planta cara al Betis (1-1)

Momento del partido.
Momento del partido. / CARLOS GUERRERO - LOF

Guitián anotó el gol blanquivioleta del empate justo antes del descanso

EL NORTEVALLADOLID

El Real Valladolid despidió la pretemporada en Málaga con un empate de prestigio ante el Betis de Primera División. Los hombres de Luis César Sampedro plantaron cara al conjunto andaluz, se mostraron sólidos en defensa, con tan solo un par de intervenciones de los guardametas, y sobre todo con una enorme capacidad para salir al contragolpe. Tras el tanto de Brasanac, en un fallo defensivo, Guitián lo enjugó con el gol del empate casi al filo del descanso.

1 Real Betis

Dani Giménez, Rafa Navarro, Mandi, Amat, Junior, César, Fabián, Brasanac, Narváez, Nahuel y Zozulia. También jugaron Barragán, José Carlos, Alin, Feddal, Pezzela, Guardado, Durmisi, Digard, Tello, Sanabria y Sergio León.

1 Real Valladolid

Becerra, Antoñito, Guitián, Calero, Nacho, Borja, Anuar, Óscar Plano, Míchel, Hervías y Jose. También jugaron Masip, Moyano, Álex Pérez, Deivid, Ángel, Sulayman, Sergio Marcos, Iban Salvador, Samanes, Miguel, Mata, Dani Vega y Toni.

Goles
: 0-1. MIn. 20: Brasanac. 1-1. MIn. 44: Guitián.
Árbitro
Rafael Rodríguez, del Colegio Madrileño. Amonestó a Nacho, Mandi, MIguel, Zozulia y Deivid.
Incidencias
El Betis llevó a cerca del millar de aficionados al estadio marbellí.

Una vez más, Luis César Sampedro volvió a colocar dos equipos completamente diferentes en cada una de las dos mitades del encuentro. Del inicio con dominio alternativo se pasó a un acoso del Betis sobre el portal de Becerra, si bien la defensa ordenada del Pucela desbarató todos los intentos béticos de llegar a las mallas blanquivioletas. El centro del campo pucelano, con Anuar, Borja y Óscar Plano, apenas era capaz de organizar el juego de ataque ya que enseguída se perdía el balón ante la insistente presión bética.

En estos inicios de temporada todos los equipos quieren jugar el balón desde atrás y en este sentido, el conjunto bético demostró ser bastante más experimentado, quizás porque cuentan con un guardameta como David Giménez que mueve el balón con la misma soltura que un jugador de campo. Y precisamente en un error de Becerra en el control nació la jugada que dio origen al primer gol del partido, obra de Brasanac, a los veinte minutos, tras un garrafal fallo defensivo de Guitián en la presión, que dejó el camino expedito a Brasanac para fusilar a Becerra.

Tímidamente despertó el Pucela y Hervías, en jugada personal se fue de varios defensores e intentó el remate, pero la defensa bética despejó sin apuros, poco antes de detenerse el partido para calmar el agobiante sol malagueño. No contento con la pifia que abrió el camino al primer gol, Becerra volvió a dejar en bandeja otro balón al delantero bético que, incrédulo, no acertó a controlar el esférico.

El Pucela se mostró durante los primeros cuarenta y cinco minutos como un equipo sólido atrás, pero sin apenas capacidad de creación. Únicamente unos contragolpes perfectamente llevados en apenas tres pases al área de David Giménez llevaron peligro y amenazaron el portal bético, con disparos de Óscar Plano y Jose, en un par de ocasiones, que no encontraron portería. El Betis tenía el balón, pero el Pucela montaba una contras terroríficas. Y tanto fue el cántaro a la fuente, que tras un nuevo contragolpe que no acertó a rematar bien Jose, una falta en el frontal del área bética, acabó en los pies de Guitián tras rechazar el guardameta, y logró el empate antes de irse a descansar al vestuario.

Tras el descanso, Luis César cambió totalmente el once pucelano y el partido empezó bronco, con algunas acciones quizás excesivamente fogosas que el colegiado cortó mostrando las correspondientes cartulinas. Y cambió por completo la decoración ya que el Pucela se erigió en el dueño del balón ante un Betis incapaz de seguir las indicaciones de su técnico Quique Setién de controlar el partido. El centro del campo del Pucela, secundado a la hora de jugar el balón por la defensa, y con mucho descaro en la zona de peligro, se subió a las barbas del Betis, al menos en los primeros diez minutos de la reanudación. El técnico bético comenzó a introducir jugadores de refresco y el dominio del juego comenzó a inclinarse claramente para los béticos, que una y otra vez intentaban percutir por la banda derecha de su ataque haciendo trabajar a destajo a Ángel. Definitivamente, los numerosos cambios en el conjunto bético le volvieron a hacerse dominador del balón, e incluso dispuso de una gran ocasión que Masip envío a córner. Pero el Pucela también era capaz de asustar al Betis con sus precisas contras, a las que les faltaba el remate final. De nuevo la fogosidad y algunas cuentas pendientes, hicieron del partido un sinfín de faltas e incluso algún amago de tángana con Iban Salvador de por medio, que deslucieron el choque y frenaron el ritmo, aunque al menos sirvió al Pucela para sacudirse al dominio bético.

El partido entró en los últimos quince minutos sin dominador claro, con ambos equipos guardando más el resultado que intentando desequilibrarlo, por lo que al final, el empate 1-1 fue el mejor resultado para ambos. Nada más terminar el encuentro, el Pucela inició el viaje de regreso a Valladolid, donde dispondrá de un par de días de descanso.

Fotos

Vídeos