Real Valladolid B

Un remate de cabeza de Mario y una Chilena de Sali rescatan un punto en Ferrol

El delantero Becerra, en un encuentro anterior./EL NORTE
El delantero Becerra, en un encuentro anterior. / EL NORTE

Lo pupilos de Rivera logran mantenerse fuera de los puestos de descenso a falta de dos jornadas

OPTAFerrol

El Valladolid B dio un paso importantísimo para lograr su permanencia tras empatar en Ferrol cuando peor lo tenía, tras ir perdiendo por 2-0. En el último cuarto de hora, tras tomar la iniciativa en el juego, consiguió igualar con dos goles de sus centrales, Mario y Sali, éste de chilena, que unido a los resultados en otros campos, permite afrontar al cuadro de Pucela los dos últimos partidos de liga dependiendo de sí mismos.

2 Racing de Ferrol

Mackay; Seoane, Víctor Vázquez, Nano, Maceira; Joseba (Abelenda, min. 85), Abel; Adrián Armental, Pablo Rey (Aarón, min. 49), Álvaro Rey; y Joselu (Jacobo Trigo, min. 80).

2 Real Valaldolid B

Dennis; Raúl Navarro (Miguel, min. 60), Mario, Sali, Moisés; Miguel Mari; Mayoral, Antonio Domínguez, Javi Pérez (Martín, min. 75), Samanes (Alvarado, min. 86); y Becerra.

goles
: 1-0 Joselu (min. 14); 2-0 Pablo Rey (min. 38); 2-1 Mario (min, 76); 2-2 Sali (min. 82).
árbitro:
Pardeiro Puente (comité cántabro). Mostró cartulina amarilla a Aarón y Jacobo Trigo, del Racing de Ferrol, y a Raúl Navarro y Samanes, del Valladolid B
incidencias
A Malata. 4.000 espectadores.

El encuentro comenzó con un disparo desde la frontal de Becerra que se perdió por encima del travesaño, pero quien más presencia ofensiva tuvo fue el conjunto local que, a los diez minutos, en un saque de esquina, vio como Álvaro Rey remataba al larguero y Abel marcaba, aunque el tanto del canario fue anulado por su posición antirreglamentaria. Cuatro más tarde, un robo en la zona defensiva visitante permitió que el esférico llegase a Pablo Rey quien, cerca de la frontal, observó la ruptura por el centro de Joselu, para quien filtró antes de que el delantero local superase por alto la salida de Dennis.

A partir de ahí el partido se dirimió en la franja central hasta que los locales volvieron a romper la línea de retaguardia visitante con un gran pase de treinta metros de Abel para Joselu, que recibió, llevó a su marcador hasta la línea de fondo desde la que, contemplando la subida desmarcada de Pablo Rey, le sirvió el centro para que el capitán local volease a la red.

Tras el paso por los vestuarios el partido se reinició sin un dueño claro y un ritmo lento que beneficiaba al Racing. Hubo momentos en los que los futbolistas del conjunto vallisoletano parecían desquiciarse, perdidos en protestas, pero todo cambió al entrar en el último cuarto de partido, definido por un cabezazo alto de Sali. Luego vinieron dos saques de esquina consecutivos y una falta lateralizada que la defensa local alejó con ventaja. En el minuto 70, Mayoral rompía a la defensa con un desmarque por la derecha del ataque, pero su recepción y gol no tuvieron efecto, al hacerlo en fuera de juego. Dos más tarde, a la contra, el Racing pudo sentenciar con un pase de Joselu a Aarón que, por querer ajustar cerca del palo, no precisó y disparó fuera. En el 76 Mario cabeceó a la red un córner lanzado por Samanes. Antonio Domínguez buscó el empate con un disparo próximo a la frontal del área que embolsó Mackay. El empate llegó en un centro largo al área, Martín impidió que el cuero se perdiese por la línea de fondo, impulsó de un testarazo el cuero a la posición de Sali que, en el corazón del área, conectó una chilena tras la que el balón se alojó dentro del marco local. El Racing estaba fundido, e inicialmente pareció que el Promesas podía ir a por el partido, pero tras lo conseguido, Miguel Rivera optó por la prudencia, prefiriendo guardar la ropa y no nadar muy lejos de la orilla. El que se ahoga es el Racing, a quien el Valladolid B puso la soga alrededor del cuello.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos