Desde la banda

Rumores

CARLOS PÉREZValladolid

Os voy a contar la historia de un comerciante que quería perjudicar a uno de sus competidores y se inventa un bulo sobre él. El otro comerciante se ve obligado a dejar la ciudad por culpa del rumor. Entonces al inductor del bulo le entran remordimientos y acude al sabio de la ciudad para intentar limpiar su conciencia. El sabio le dice: coge una de esas almohadas de plumas que vendes, ábrela y esparce las plumas por la plaza. El comerciante lo hace y cuando termina, el sabio le pide que recoja las plumas y vuelva a meterlas en la almohada. El comerciante contesta que eso es imposible, que no puede recoger todas las plumas. Entonces el sabio le dice que las plumas son como el rumor; una vez esparcido no es posible deshacer sus efectos.

Os cuento esta historia porque transcurridas 5 jornadas de liga y situados en la segunda posición de la tabla comienzan los rumores de todos los años. Esos que no nos permiten disfrutar más de media temporada de nadie que destaque. Ya he oído que Mata se va al Getafe en enero, que Moyano no se habla con el entrenador y quiere marchase y que Luis Cesar se va al Depor en cuando en La Coruña destituyan al llorón que tienen por entrenador.

El rumor influye más que los hechos para crear una realidad y por eso al igual que con los cheques, no hay que darlos por buenos hasta que se vea que tienen fondos.

Por eso creo que es bueno abstraerse de tanta tontería casi siempre inventada y dedicarnos a lo que mejor sabemos hacer, que a fecha de hoy es jugar al fútbol. Decía Jorge Luis Borges que «ciego a las culpas, el destino puede ser despiadado con las mínimas distracciones». No hemos hecho más que empezar, pero hemos visto cómo cada año equipos que empiezan bien y que en la jornada tres parecían haber logrado el ascenso, terminan luchando por no descender. Y en esta ciudad sabemos que lo que digo es cierto.

Un día escuché una frase que decía que «los obstáculos son esas aterradoras cosas que aparecen cuando pierdes de vista tus objetivos». No perdamos de vista nuestro objetivo, como club y como ciudad de volver a ser un equipo de primera. No perdamos el culo por dar un titular que no es noticia, no demos pábulo a rumores.

Por eso creo que es bueno abstraerse de tanta tontería casi siempre inventada y dedicarnos a lo que mejor sabemos hacer, que a fecha de hoy es jugar al fútbol. Decía Jorge Luis Borges que «ciego a las culpas, el destino puede ser despiadado con las mínimas distracciones». No hemos hecho más que empezar, pero hemos visto cómo cada año equipos que empiezan bien y que en la jornada tres parecían haber logrado el ascenso, terminan luchando por no descender. Y en esta ciudad sabemos que lo que digo es cierto.

Un día escuché una frase que decía que «los obstáculos son esas aterradoras cosas que aparecen cuando pierdes de vista tus objetivos». No perdamos de vista nuestro objetivo, como club y como ciudad de volver a ser un equipo de primera. No perdamos el culo por dar un titular que no es noticia, no demos pábulo a rumores.

Fotos

Vídeos