Real Valladolid

Sampedro: «En noviembre me quieren renovar por dos años y un mes después no quieren dejarme acabar la temporada»

Luis César en su descarnada rueda de prensa. /EL NORTE
Luis César en su descarnada rueda de prensa. / EL NORTE

Fernando Bravo
FERNANDO BRAVOValladolid

Correcto pero sin disimular su disgusto por una semana «jugosa» para los periodistas y «difícil» para él, Luis César Sampedro abordó esta mañana la rueda de prensa semanal previa al partido, en esta ocasión ante el Rayo Vallecano, 'obligado'. «No tenía ganas de venir a esta rueda de prensa; es incomoda para mí» admitió.

Luis César no ocultó su disgusto por la 'catarsis' montada en torno a la derrota el pasado domingo ante el Córdoba, y la falta de apoyo explícito del club hacia él. Disgustado con la situación, desveló que en noviembre el club le propuso renovar por dos años «en una propuesta con cantidades explícitas para mí y mi ayudante» y un mes después cuestiona mi continuidad. Yo no quise aprovecharme, si lo hubiera hecho no se hubiera montado todo lo que ha ocurrido después de la derrota ante el Córdoba.

Sampedro, enfadado pero exquisitamente respetuoso, dio a entender que no comprendía la actitud del club, aunque afirmó que su relación con el director deportivo era buena. «Me gustaría que todos los goles que le meten a mi equipo dependieran de mí» dando a entender que no es el único responsable de que el Pucela sea el equipo que más goles ha encajado. Después explicó que tres de los últimos cuatro goles que le han marcado al Real Valladolid han sido balones que le han pasado por debajo de las piernas a uno de sus jugadores -Borja, Antoñito y Calero- para explicar que son circunstancias difícilmente previsibles.

Sampedro, que le dio al encuentro con los periodistas un tono solemnemente distante con respecto al club, afirmó no estar enfadado ni sentirse cesado, aunque recordó que en 18 años como entrenador ha sido cesado en tres ocasiones. «Y si llega la cuarta, pues vendrá otro entrenador, que estará obligado a ganar y, si no, lo relevarán», afirmó.

El míster pucelano, tras el desahogo, aseguró que no se ve fuera del equipo y que quiere ganar el partido del domingo. «Para eso trabajo». Sin embargo el «estoy curado de espanto» con respecto a las decisiones del club, con el que inició la rueda de prensa, dejaba claro su estado de ánimo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos