Tres puntos agónicos del Valladolid para seguir en la pelea

Ontiveros intenta superar a Gspar./G. Villamil
Ontiveros intenta superar a Gspar. / G. Villamil

Luis César supo rectificar en el descanso y dio entrada a Míchel para que el partido cambiara después de una primera parte horripilante del equipo

Eloy de la Pisa
ELOY DE LA PISAValladolid

Primera remontada de la temporada para el Real Valladolid. Y en un momento complicado, porque la horrorosa priemra mitad de los de Luis César no hacía pensar que se pudiera cambiar el signo del enuentro de manera radical. Pero el fútbol tiene esto, y el técnico gallego dio con la tecla en esta ocasión. La entrada de Míchel y Plano organizó mejor al equipo, que se puso a crear peligro en cuanto se vio más fuerte atrás.

2 Real Valladolid

Masip, Moyano, Kiko Olivas, Calero, Borja Herrera, Borja, Anuar (Míchel, min. 46), Hervías (öscar Plano, min. 46), Ontiveros (Toni Martínez, min. 77), Gianniotas y Mata

1 Almería

René; Fran Rodríguez (Javi Álamo, min. 83), Owona, Morcillo, Joaquín, Pervis; Sulayman, Rubén Alcaraz, Lass, Gaspar (Lass, min. 68) y Soleri (Caballero, min 73)

Goles
0-1, min. 3: Saque de esquina que bota Rubén Alcaraz y Suleyman manda el balóbn a la red de potente cabezazo. 1-1, min. 60: Óscar Plano de potente disparo desde dentro del área. 2-1, min. 85: Centro preciso de Míchel y testarazo impecable de Mata.
Árbitro
Saúl Ais Reig, del colegio valenciano. Horrible. Ignoró una falta en el gol del Almería y un claro penalti de Morcillo.Amonestó a Toni Martínez, Gianniotas y Sulayman

La primera mitad fue la historia de la desesperación, del más de lo mismo, de lo visto una y otra vez. Luis César tiró de coherencia personal y le salió mal. El equipo se partió desde el minuto uno, agravado con el gol de Suleyman. El rojiblanco hizo falta a Calero, pero el tanto subió al marcador. Era lo que le faltaba a un equipo sin confianza en sí mismo y en lo que escucha desde la banda. Y lo que suele pasar cuando llegan estas situaciones es que el futbolista empeiza a hacer la guerra por su cuenta. Y cuando eso sucede el que lo paga es el centro del campo. Anuar y Borja no daban abasto apra tapar las cien mil vías de agua que provocaba la falta de ayuda de Hervías, Gianniotas y Ontiveros. El marbellí, además, tenía el encargo de organizar el juego, pero nunca podía conectar con nadie, así que cuando tocaba cuero, lo quería para él solo.

Todo era un despropósito. Zorrilla se hartó y empezó a silbar a todo lo que se movía. Y el nerviosismo en el césped creció exponencialmente. El Almería pululaba por el terreno de juego con absoluta libertad y se daba el lujo de fallar un contragolpe tras otro. Y cada fallo era una palada más en la sepultura que estaba cavando el equipo blanquivioleta..

La clave del partido estuvo en los cambios. El Almería ya había mostrado lo que era, y Luis César debió pensar -con buen criterio esta vez-, que si hacía más fuerte el centro del campo tendría el partido donde le interesaba. Así que dio entrada a Míchel y Óscar Plano. El valenciano se hizo enseguida con el control de las operaciones, con Borja por detrás barriendo todo lo que se salía del control del levantino. Y Plano favoreció que Ontiveros se fuera a la izquierda -su lugar natural- y que el equipo adquiriera un perfil más racional y lógico.

Fue a partir de estos dos movimientos cuando el Pucela se lo empezó a creer. Empezó a llegar y el Almería se empezó a acular. Y cerrarse ante el Valladolid no es el mejor negocio posible. Y de dos buenas combinaciones llegaron los goles y un triunfo que mantiene al equipo en la pelea, pero que servirá de poco si en Lugo, el sábado, muestra la cara que suele enseñar lejos de Zorrilla.

El triunfo parece que da una semana más a Luis César, que con todo deberá repasar muchas veces el encuentro, porque su planteamiento inicial hzo aguas por todas partes, lo que indica que no era el correcto. Su rectificación, en cambio, habla de un buen análisis durante el descanso. Pero el bosque sigue teniendo demasiados árboles, porque este tipo de victorias, por muy bien que sepan, se dan pocas veces.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos