Uno menos

El error arbitral no debe empañar que el Pucela, de nuevo, no brilló como se espera de un equipo con esa plantilla

Los jugadores blanquivioletas agradecen a los aficionados el esfuerzo de acompañarles. /R. Gómez
Los jugadores blanquivioletas agradecen a los aficionados el esfuerzo de acompañarles. / R. Gómez
Eloy de la Pisa
ELOY DE LA PISA

El Real Valladolid, hay que ser justos y reconocerlo, mostró en Lugo una mejor cara que en las salidas anteriores. No fue el bodrio de Alcorcón o del Mini Estadi; no fue la horrorosa primera mitad contra el Almería o el despropósito de Vallecas. No. Esta vez fue una cosa a medio camino entre todos ellos, pero que no permite poner el objetivo en los aspectos positivos. No sirve de mucho el empate. De tan poco sirve que si esta va a ser la racha buena del Pucela –cuatro partidos sin perder pero solo una victoria–, de pobres me temo que no salimos. Pero, en fin, es muy probable que el nefando error del árbitro tape, una vez más, las carencias.

Y las carencias, pese a dejar la portería a cero, se siguieron viendo en cascada.

Masip de nuevo el mejor. Eso ya dice algo muy evidente.

El Lugo llegó por todos los lados porque el equipo se sigue partiendo. Algo recurrente, pero que desde la banda no se soluciona casi nunca.

Pero, con todo, lo que menos me gustó de todo el encuentro fue la falta de recursos que hubo en el banquillo. ¿Tres delanteros centros ? ¿Esa era la solución con ante un rival con 10? Creo que cualquiera que viera el partido se percataría de que al Pucela le falta riqueza táctica y variantes. Luis César acertó el pasado domingo, pero ayer se volvió de nuevo conservador.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos