Real Valladolid

El Valladolid derrota a la Cultural por oficio, empuje y calidad

Los jugadores del Valladolid celebran el 2-0/A. Mingueza
Los jugadores del Valladolid celebran el 2-0 / A. Mingueza

Luis César Sampedro cambió el sentido del partido con un cambio y los leoneses acabaron impotentes ante la superioridad de los blanquivioletas

Eloy de la Pisa
ELOY DE LA PISA

Decía el entrenador del Valladolid que era casi imposible volver a ver un 4-4 como el que se disfrutó en el partido de la primera vuelta. Acertó, pero por poco, el técnico de Villgarcía de Arosa. De hecho, el 2-2 del descanso hacía recordar lo que ocurrió en septiembre. Pero al final la victoria se fue al vestuario local gracias a que el entrenador de los pucelanos supo revertir con un cambio todo el entramado que había diseñado De la Barrera. A la hora de juego Sampedro puso a Gianniotas por Anuar, colocó a Óscar Plano de media punta y descompuso a la Cultural. Ahí ganó el encuentro el Real Valladolid, con esa decisión.

3 Real Valladolid

Masip, Antoñito, Deivid, Calero, Moyano, Borja, Luismi, Hervías (Toni, min 75), Óscar Plano (Ontiveros, min. 75), Anuar (Gianniotas, min. 64)y Mata

2 Cultural Leonesa

Palatsí; Iza, Zuiverlooon (Guarrotxena, min 85), David García, Ángel; Mario Ortiz (ideguchi, min 90), Yeray, Señé, Samu (Moutinho, min. 65); Emi Buendía y Rodri.

Goles:
1-0, min. 11: Hervías, de exquisito zurdazo. 2-0, min. 29: Mata, de cabeza a centro de Hervías.. 2-1, min. 34: Rodri supera a Masip por arriba. 2-2, min. 44: Samu desde dentro del área. 3-2, min. 80: Mata, de penalti
Árbitro:
Luis Mario Milla Alvendiz, del Colegio de Andalucía. Francamente mal. Con criterio cambiante y sin ver el juego subterráneo. Debio expulsar a Zuiverllon por un codazo a Plano y a Carcelén por escupir a Ontiveros. Amonestó a Óscar Plano, Calero, Mario Ortiz, David García, Rodri , Ontiveros, Iza, Borja, Gianniotas, Ángel

La primera parte fue una primera mitad muy rara. Más propia de lo que eran Cultural y Pucela en el inicio de temporada que en los partidos precedentes. Porque raro estaba siendo que el Valladolid marcara dos goles en media hora y encajara otros dos en quince minutos. La supuesta fiabilidad defensiva saltó por los aires en dos desajustes bien leídos por Señé y Buendía, que dejaron a Rodri y a Samu en ventaja para empatar. Pero es que antes, en la primera media hora, el Valladolid controló a la Cultural a base de presionarla en las bandas y envíar balones a Hervías y a Plano para que rompieran a los frágiles laterales leoneses.

Contenidos relacionados

Ese primer acto fue un entretenidísimo juego táctico en la que el Valladolid supo interpretar a la perfección los movimientos para resaltar las costuras de su rival. Y lo hizo no solo con la presión, sino también forzando que Señé y Buendía no recibieran el balón con ventaja. Por eso el 2-0 parecía un buen resultado, porque la seguridad defensiva de los últmos partidos tendía al optimismo. Pero no fue así. Y no lo fue porque a pesar de juntar más las líneas, Señé empezó a caer hacia la banda y con ello generó superioridades ante Hervías y Antoñito. Y a partir de esa superioridad pudo descargar el juego hacia la zona derecha, hacia Buendía, y generar todo el peligro. Así nacieron los dos goles visitantes.

Y como acabó el primer acto empezó el segundo. La grada local se empezaba a mover incómoda y a rebullir en los asientos ante el control de los leoneses, que olían el estado de aletargamiento local. Algo había que hacer, y la solución la encontró el técnico. Puso a Gianniotas en el campo, metió a Plano de media punta y, con dos extremos puros que ayudaban mucho a sus laterales, la Cultural perdió el balón.

A partir de ese momento el Pucela fue otro. Empezó a achuchar al rival y a frenar cualquier intento foráneo de controlar el juego. Y, para más inri, un codazo de Zuiverloon a Plano dio con el madrileño en el banquillo y propició la aparición de Ontiveros. Fue la puntilla. La riqueza de banquillo de los vallisoletanos acabó por hundir a los vecinos del noroeste, que ya solo pudieron defenderse. Anulado Señé por Luismi y Buendía corriendo como un desesperado detrás de Moyano, la Leonesa entró en fase de autodestrucción. La mecha la puso Ontiveros, con un gran centro sobre Mata, que fue derribado por David García dentro del área. Una faltita que, de no haber sido en Zorrilla y sobre el máximo goleador, habría quedado en nada. Pero eso tiene el fútbol.

Al final, tres puntos que permiten al Valladolid meterse en la pelea de nuevo, pero que habrá que hacerlo aún mejores puntuando en Los Cármenes el viernes. Pero para eso habrá que ser más fuertes en defensa de lo que se ha sido ante la Cultural. Y Borja no estará. Otro escalón más que hay que superar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos