Real Valladolid

El Valladolid gana algo más que tres puntos ante el Lorca

Borja, autor del primer gol, saca el balón sobre Toni rodeado de rivales/G. Villamil
Borja, autor del primer gol, saca el balón sobre Toni rodeado de rivales / G. Villamil

El equipo muestra de nuevo las mismas flaquezas de toda la temporada en casa, pero respira y coge moral ante el encuentro del martes frente al Zaragoza

Eloy de la Pisa
ELOY DE LA PISAValladolid

Salvó Luis César, y con él el equipo, la primera bola de partido que se le presentaba. Una bola ganada sin brillantez, pese a lo que diga el resultado, y que es solo el interludio hasta el encuentro del martes (21:00) frente al Zaragoza. Esa será otra historia, porque la candidez de los murcianos en ataque no la tienen los maños. El Pucela ganó porque individualmente es mejor y porque tiene a Jaime Mata en la punta del ataque. El madrileño se fabrica los goles él solo a poco que le ayuden sus compañeros. Y ayer Hervías le echó un cable con un buen pase. Pero esos detalles no deben ocultar que los murcianos llegaron muchísimo al área de Masip, que la defensa y el centro del campo siguen sin juntarse bien y que para iniciar el juego, ya recurrimos al patadón ante la falta de fluidez.

3 Real Valladolid

Masip; Antoñito, Olivas, Deivid, Moyano; Borja, Luismi; Hervías, Toni (Iban Sallvador, min. 61), Plano (Cotán, min. 71) y Mata (Villalibre, min. 80)

0 Lorca

Dorronsoro, Peña, Pomares, Adán (Pina, min. 52), Fran Cruz, Merentiel, (Manel, min. 78) Javi Muñoz Eugeni, min. 71), Noguera, Tropi, Daniel Ojeda y Onwu

Goles
1-0, min. 28: Borja aprovecha un envío de Masip para adelantarse a Dorronsoro. 2-0, min. 60: Mata tras sortear al portero. 3-0, min. 71: Hervías, de penalti
Árbitro:
Santiago Varón Aceitón. Amonestó a Pomares, Adán, Borja, Luismi, Noguera
Incidencias:
Se guardó un minuto de silencio en momeria de Felipe Mesones, técnico del Real Valladolid en las temporadad 1982-83, 1992-93 y 1993-94.

Empezó mal el Pucela el partido. El Lorca se aproximó en dos ocasiones con cierto peligro por los dominios de Masip, y ello provocó los silbidos de una afición que no estaba con el equipo. Los problemas de inicio eran los de siempre, y los murcianos, con diagonales o con balones largos sembraban el pánico por la zona de la corona del área. Afortunadamente para el Valladolid, el Lorca está dond está porque le falta muchísima pólvora arriba, y los de casa acabaron controlando el partido. Sin solidez, pero asentados en Borja y Moyano y con Hervías menos chupón de lo habitual, fueron haciéndose con el choque lo locales.

El gol, además, terminó por asentar al equipo. Fue un gol de esos que suele encajar el Valladolid, pero esta vez la moneda al caer mostró el escudo con las rayas blanquivioletas: despeje de Masip, error del defensa lorquí y el balón que le cae a Borja, que con picardía se adelanta a la salida a destiempo de Dorronsoro. Bien. Alguna vez tenía que tocarle al Pucela.

Los problemas, tapados por el resultado insisto, se pusieron sobre el tapete de Zorrilla en la segunda mitad. El Lorca llegaba una y otra vez. Cosntantemente. Con poco peligro, cierto, porque es muy limitado arriba, pero llegaba. Y la defensa pucelana hacía aguas por su ausencia de contundencia, por su mala colocación y porque en demasiadas ocasiones los laterales se veían en inferioridad. Olivas, ciertamente, estuvo extraordinario por arriba con la ayuda de Borja, pero las llegadas se producían.

Afortunadamente, Mata hizo el segundo y el árbitro ayudó con un penalti que no fue para cerrar el encuentro. Y, con todo, el Lorca siguió llegando y Masip atajando centros y blocando disparos. El marcador no debe tapar las carencias, sería peligroso. El Valladolid ganó de nuevo, estupendo, pero no lo hizo de la forma que permita ser optimista ante un rival de más entidad. Bola de partida salvada, pero solo eso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos