Real Valladolid

El Valladolid recupera puntería, estilo e intensidad ante el Alcorcón

Gianniotas, que marcó el último gol del partido, se despide de los jóvenes aficionados vallisoletanos. / A. Mingueza

Un nuevo doblete de Mata pone la guinda a un serio partido de los blanquivioletas, en el que Toni y Anuar brillaron a gran altura y en el que el grupo recuperó el juego coral

Eloy de la Pisa
ELOY DE LA PISAValladolid

Y de nuevo cuatro goles. El número mágico del Valladolid de Luis César. Cuatro ante la Cultural (en dos ocasiones), cuatro ante el Córdoba, cuatro ante el Rayo (aunque en contra) y cuatro ante el Alcorcón de Julio Velázquez. Una curiosidad, pero que llevó en un día festivo y de puente a más de nueve mil aficionados a la grada. El runrún de que en Zorrilla te diviertes viendo a este Real Valladolid va tomando cuerpo..

4 Real Valladolid

Masip, Antoñito, Olivas, Deivid, Ángel; Borja, Anuar, Toni (Gianniotas, min. 84) Plano (Hervías, min. 71), Míchel (Cotán, min. 76) y Mata.

0 Alcorcón

Dani Jiménez, Bellvís, DAvid Navarro, Burgos, Laure; Toribio, Dorca (Dumitru, min. 68) Álvaro, Borja Lázaro, Sangalli (Peña, min. 61) y Hugo (Borja Domínguez, min. 60)

Goles:
1-0, min. 42: Centro alto de Ángel, alto y blando, que no bloca el portero. El balón le cae a los pies a Mata, que la empuja al interior de la porteria. 2-0, min. 60: Míchel, de falta directa. 3-0, min. 86: Mata, después de un remate de Gianniotas al larguero.. 4-0, min. 91: Gianniotas, de disparo muy ajustado.
Árbitro:
Santiago Varón Aceitón. Amonestó a Sangalli (min. 23), Borja Lázaro (min. 38)
Campo:
9.402 espectadores en Zorrilla. Tarde muy calurosa y terreno de juego en magnífico estado

El Pucela de este año es, al menos en casa, un equipo con hechuras y frescura. Paciente cuando toca, vertical cuando se necesita y artista cuando es oportuno. Y eso que el partido comenzó con complicaciones, porque casi desde el minuto 1 Julio Velázquez, el técnico alfarero, mostró sus intenciones: 5-4-1 con todos los jugadores en su campo. Todos unidos y a cerrar huecos, que sabido es que el Valladolid tiene problemas cuando los espacios no abundan. El problema para el Alcorcón fue que en esta ocasión el dinamismo de Míchel, Toni y Anuar descolocaba la rigidez defensiva rival, y con ella se iban produciendo ocasiones. Ninguna muy clara, ciertamente, pero como si de un martillo se tratara, el Valladolid tocaba y se acercaba, recuperaba, construía y remataba. Las ocasiones no eran claras, pero el desgaste se iba produciendo y el Alcorcón cada vez defendía más atrás.

Fotos

Producto de ese machacón golpeo de los delanteros y el centro del campo llegó el gol. Es verdad que fue un error del portero, un error de esos que te acuerdas toda la vida, pero lo importante estuvo en que el centro de Ángel que no atrapó Dani Jiménez se produjo porque el equipo llevó el balón con cierta rapidez de una banda a otra, y cuando erró el guardameta, Mata estaba sin marcaje porque la defensa se había descolocado. Era el minuto 41, y el gol premiaba a quien apostó por atacar frente a un rival muy conservador al que se le notaba le pesaban las tres derrotas consecutivas.

La reanudación trajo un Alcorcón más valiente y dominador, pero, ay amigo, atacar al Pucela en Zorrilla es un riesgo grande: la verticalidad de Anuar, la calidad de Toni y Míchel y los desmarques de Mata complican la vida al más pintado. Y en una de esas llegó la falta que provocó el disparo de Míchel y el segundo gol. Ahí acabó el partido. Luis César comprendió rápido que el partido podía acabar de nuevo en orgía de goles y mandó dar un paso atrás a los suyos. Mejor armados qeu otros días atrás, el Valladolid desgastó al Alcorcón hasta que el técnico decidió, a los 70 minutos, que era la hora de Cotán y de Hervías y de Gianniotas. Y los cambios destrozaron al Alcorcón. Aunque el 3-0 se produjo después de un fuera de juego de Mata no señalado, y el 4-0 en una genialidad del griego, el planteamiento del técnico gallego era jugar a lo que se jugó. Y con réditos.

Al final, queda claro de nuevo que plantilla hay y que grupo hay. Solo cabe esperar que ante el Almería se muestre el Pucela de Zorrilla, y no el de Vallecas

Fotos

Vídeos