Real Valladolid

El Valladolid saca un punto de Tenerife

Plano intenta frenar el pase de Brian Acosta/Juan García-Agencia LOF
Plano intenta frenar el pase de Brian Acosta / Juan García-Agencia LOF

En un partido soso y con escasas ocasiones de gol, Masip salvó a los blanquivioletas con tres grandes paradas

Eloy de la Pisa
ELOY DE LA PISA

Que el tercer equipo más goleado de la categoría acumule 270 minutos sin encajar un gol implica que el Valladolid ha sumado siete de nueve puntos, que el equipo empiece a creerse que es un grupo que defiende bien y, sobre todo, que aumente la autoestima hasta el punto de que en Tenerife fue Jordi Masip, del que se decía que no daba puntos, el que con tras paradas salvara el punto..

Porque el partido dejó pocas cosas interesantes. Detalles de Ramos, errores de Deivid, poca relevancia de Plano y Hervías y cuatro canteranos acabando el encuentro: Calero, Toni, Anuar y Mayoral. Luis César sigue tejiendo el capazo de la próxima temporada.

0 Tenerife

Dani Hernández, Camile, Acosta, Malbasic (Juan Villar, min. 73), Tayron (Suso Santana, min. 55), Aitor Sanz (Juan CArlos Real, min. 80), Víctor Casadesús, Aveldaño, Jorge Sáez, Luis Milla y Luis Pérez

0 Real Valladolid

Masip, Antoñito, Deivid, Calero, Moyano, Borja, Luismi, Anuar, Hervías (Gianniotas, min. 82), Óscar Plano (Mayoral, min. 88)y Chris Ramos (Toni, min. 68)

Árbitro
Pérez Pallás, del colegio Gallego. Amonestó a Aitor Sanz, Borja, Malbasic, Camile, Jorge Saénz, en dos ocasiones, Luismi

Fue la primera parte un espectáculo poco edificante y bastante aburrido. Lo poco que pasó lo hizo, además, el equipo local. Un cabezazo y una volea de Aitor Sanz que encontraron la necesaria respuesta en Masip. Fue todo. El resto de los tres cuartos de hora iniciales se fueron en faltas, imprecisiones, descompensaciones y errores aribtrales.

El caso es que el esquema no termina de funcionarle al Valladolid. Anuar cubría campo como el que más, pero Ramos no es Mata y la ayuda del gaditano no es ni similar por ahora. Hervías y Plano, para más inri, apenas podían aparecer. Ambos ayudaban mucho en defensa y cuando tocaban balón lo hacían en posiciones demasiado retrasadas.

El partido se asemejaba mucho al del Mini Estadi, aunque el Tenerife es menos estilista que los filiales azulgranas y su contundencia ponía en problemas a la zaga, en la que Deivid parecía tener problemas para encontrar el sitio y en la que los laterales no sacaban bien el balón cuando era su turno.

La segunda mitad tuvo algo más de movimiento, pero fue más blanquivioleta que chicharrera. Cierto que la ocasión más clara fue de los locales, pero también lo es que el Valladolid controló bien el encuentro, que se gustó por momentos y que solo la falta de eficacia en los metros finales privó del gol, para el que tampoco se hicieron mucho méritos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos