El Valladolid vence al Sporting para acercarse a Primera

Mata celebra el tercer gol./G. Villamil
Mata celebra el tercer gol. / G. Villamil

Una primera parte primorosa se empañó por el gol asturiano, pero el equipo blanquivioleta fue siempre superior al cuadro del Principado

Eloy de la Pisa
ELOY DE LA PISA

Primer paso dado. Ahora hay que rematar en Gijón, pero lo cierto es que el Valladolid voló empujado por la afición a un nivel muy alto, mucho más alto que un Sporting timorato en ocasiones y muy conservador en general. Solo un error, un maldito error en 94 minutos empañó una actuación magistral de los de Sergio González. El Valladolid se supo desde el principio superior a su rival, y con esa seguridad jugó y se fue con 3-0 al descanso. Visto lo visto, no asusta El Molinón, aunque el equipo sufrirá muchísimo, pero en este partido se le vio más en forma y con más fútbol que su rival.

3 Real Valladolid

Masi, Nacho, Moyano, Kiko Olivas, Calero, Anuar (Javi Pérez, min. 90), Hervías (Gianniotas, min. 79), Óscar Plano, Borja F.F., Toni (Ontiveros, min.74), Mata

1 Sporting

Mariño, Jordi Calavera, Federico Barba, Juan Rodríguez, Canella, Álex Bergantiños, Sergio A., Carmona, Jony, Rubén García (Álex López, min. 85), Michael Santos

Goles
1-0, min. 30: centro de Hervías rematado por Calero entrando desde atrás. 2-0, min. 35: Hervías, de falta directa. 3-0, min. 37: Calavera en propia puerta.3-1, min. 70: Jony en contraataque
Árbitro
Isidro Díaz de Mera, del colegio castellano-manchego. Amonestó a Sergio Álvarez, Carmona, Borja, Ontiveros, Mata, CAlavera
Campo
José Zorrilla. Lleno, con cerca de 23.000 espectadores. Campo de juevo en buenas condiciones, aunque algo blando

La primera parte fue el compendio de todo lo que es el Pucela desde que llgó Sergio al banquillo. Un equipo enchufado, calmado, sin precipitaciones, con una pegada descomunal y una confianza en su trabajo más allá de lo razonable. Y pese a que enfrente estaba un Sporting que asusta hombre por hombre, lo cierto es que entre el empuje de Zorrilla y la seguridad de los once que se repartían por el campo se veía que en cualquier momento podía llegar un gol. De hecho, un disparo de Plano a los tres minutos ya dejó claras las intenciones del Pucela.

Hasta el gol de Calero, de nuevo producto de un centro genial de Hervías, el Sporting solo atinó a presionar con éxito y forzar ocasionalmente los balones largos hacia Mata. Pero pronto se le vio alguna costura al equipo del Principado, que solo podía parar a Toni con faltas y que era incapaz de imponerse al dominio del espacio de Borja, al dinamismo de Anuar y a la calidad de Plano en la distribución. En siete mágicos minutos el Valladolid materializó la superioridad con tres goles y provocó un éxtasis en blanco y violeta de los que no se recuerdan.

Contenidos relacionados

La segunda parte fue, por contra, extraña. El inicio explosivo de los astures, que era lo previsible, no lo fue tanto. Y aunque llegaron en un par de ocasiones solo fue porque se equivocó el Valladolid.. Pronto Borja, Anuar y Plano recuperaron el control, y pese a que Hervías desapareció, el triunvirato Toni-Plano-Mata creaba una ocasión tras otra. En especial gracias al 23. El madrileño se colocó por detrás de los medios centros, bajó a recibir y con sus giros se convirtió en indescifrable.

Pero el Pucela no acertó con la portería de Mariño, y sí lo hizo Jony en una concatenación de fallos y, porqué no, de aciertos de los norteños. El gol le sabe a gloria a los asturianos y deja pelín insatisfechos a los castellanos. El Molinón decidirá, como estaba previsto, pero el Valladolid debe viajar muy seguro de su juego y de su estado de forma.

El gran recibimiento de la afición a los jugadores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos