«Volar a Valladolid para ver jugar al Pucela en directo me hace feliz»

«Volar a Valladolid para ver jugar al Pucela en directo me hace feliz»

Martin Devlin, seguidor escocés del Real Valladolid

Fernando Bravo
FERNANDO BRAVO

Al mediodía, apenas pudo atender la demanda de El Norte porque en el Aeropuerto de Edimburgo llamaban al pasaje para el vuelo a Madrid. Yse sentía uno de los más afortunados pasajeros. «Hablamos luego», se hizo entender con un esforzado español. Pero tuvo tiempo de enviar una fotografía para inmortalizar su primer viaje a Valladolid con el Pucela como objetivo.

Martin Devlin, un escocés de 30 años originario de Inverness, que trabaja en un hospital psiquiátrico, se enamoró del Real Valladolid un mes de agosto de 2011, cuando los blanquivioleta hicieron la pretemporada en las Highlands. Jugaron un partido contra el Inverness Caledonian Thistle FC, de la Scottish Premiership, su equipo de toda la vida, y surgió el flechazo. Desde entonces, este escocés casado, con dos hijos, alterna las visitas al Caledonian Stadium con los partidos por televisión del Real Valladolid, del que se ha declarado irredento seguidor. Este año, su afición le ha llevado más lejos. Sabedor de lo apretado de la Liga y de que el Valladolid podría alcanzar finalmente un puesto de 'play-off' para disputarse la tercera plaza de ascenso a Primera, Devlin decidió comprobar en directo como se vive una 'final' como la que el Pucela sea juega esta tarde en Zorrilla contra el Osasuna. Aunque solo sea una final para optar al 'play-off'. De modo que madrugó para viajar en coche desde Inverness a Edimburgo, donde tomó el avión para Madrid y un autobús hasta Valladolid. De camino a la capital del Pisuerga aún pudo atender a El Norte.

–¿Sabe lo que se va a encontrar en Valladolid?

–En principio muy buenos amigos que me tienen preparada una entrada para el encuentro contra el Osasuna.

–¿Merece la pena un viaje tan largo para este encuentro?

–Volar hasta Valladolid para ver jugar al Pucela en Zorrilla me hace feliz. Voy a estar tres noches antes de volver y me gusta lo que hago.

–¿Es una inversión muy grande para un aficionado como usted?

–El viaje me va a suponer algo más de cuatrocientas libras esterlinas, pero la entrada me la tienen reservada.

–¿Hay algún otro aliciente para este viaje?

–Me gusta la gente española y tengo amigos en Valladolid y vamos a hablar de lo que me gusta, el Real Valladolid y a ver un partido.

Marin Devlin sabe que el ambiente que se encontrará esta tarde en Valladolid no es el habitual de una tarde de fútbol en la capital del Pisuerga, porque es previsible que el número de aficionados que acudan a Zorrilla sume el doble de una jornada habitual, aunque eso podría reforzar su buena imagen del Real Valladolid. Sabía, eso sí, que será una jornada de fútbol larga y diferente, porque estará son sus amigos en el entorno de Zorrilla desde primera hora de la tarde.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos