Abocados a sufrir

Muchos hubieran firmado estar a estas alturas en la situación que se encuentra el Real Valladolid, afirma el autor, convencido de que es necesario fichar pronto y bien para rematar el trabajo hecho hasta ahora

Desolación de los jugadores pucelanos tras el encuentro frente al Rayo. /RAMÓN GÓMEZ
Desolación de los jugadores pucelanos tras el encuentro frente al Rayo. / RAMÓN GÓMEZ
TONY POLA

Si alguien pensó que sería un 2019 tranquilo para el Real Valladolid, o se ha subido hace poco al carro del Pucela o no sabe realmente lo que es este club. Por unas cosas o por otras, parece que estamos abocados al sufrimiento, aunque venga el mismísimo Ronaldo a hacerse cargo de la entidad; un presidente, por cierto, al que algunos ya le piden que se deje de tanto viaje y comience a realizar medidas concretas, como fichajes que den un rendimiento inmediato o mejoras para el estadio (entre ellas los baños y los tornos).

El equipo, con Sergio a la cabeza, se ha ganado nuestro crédito y, de momento, no ha encendido las alarmas, pese a que lleva una victoria en los últimos 9 encuentros ligueros. Sin embargo, asuntos como la falta de gol, los pocos recambios o el bagaje en casa, comienzan a preocupar. Ya lo advertía hace semanas en esta misma tribuna, tras los buenos partidos ante Barcelona, Madrid o Atlético: Las sensaciones deben acompañarse de puntos, aunque tengan que sumarse desde el punto de Penalti.

El encuentro ante el Rayo debía haber estado marcado en rojo en el calendario y no haber encajado nada más empezar, dando alas a un rival directo por la permanencia. A la espera de fichajes, la Copa se presenta ahora como un bonito estorbo antes de otra batalla en un campo tan resultón como imprevisible. Así es el Valladolid, o da la puntilla a un equipo de 'Champions' como el Valencia o resucita a su entrenador y comienza a preocupar a su afición.

No se trata de ser agorero o de desconfiar de una plantilla que a estas alturas resulta muy corta, pero que nos ha dado muchísimo. Se trata de recordar que la permanencia no se gana en enero y que debe sudarse desde el comienzo de cada encuentro. Ronaldo ya no marca goles en el césped y, lo recuerdo un día más, sus promesas y proyectos deben pasar por seguir en Primera.

Lo cierto, siendo optimista, es que a estas alturas muchos hubiéramos firmado estar en esta situación. Además, aunque no esté acertado, el equipo siempre suele dar la cara y ante los de Vallecas se intentó hasta el final. Ahora toca acertar con los fichajes (espero que no apuremos con el fax) e ir sumando puntos para tratar de llegar tranquilos al final liguero. Athletic o Villarreal no serían buenos compañeros con los que jugarse un descenso…