Así fue la actuación del árbitro en el partido del Real Valladolid

Los errores en las áreas rebajan la buena actuación del murciano Sánchez Martínez

Así fue la actuación del árbitro en el partido del Real Valladolid
JUAN CARLOS ALONSO

Sanchez Martínez dirigió el partido, que de no ser por los errores que cometió en las áreas, hubiera firmado una actuación excelente. Su forma de entender el partido ayudó a que el juego no fuera más trabado. Esperó para sancionar las faltas y así aplicar ventajas, volviendo atrás cuando estas no se producían. Mostró mucha personalidad, lo que le ayudó a controlar el choque. Cortó de raíz las protestas y las entradas por detrás con una aplicación brillante de las tarjetas. El murciano no vio en directo el empujón del Mudo Vázquez a Plano a la salida de un córner. Ese empujón permitió al sevillista deshacerse del pucelano para acudir al remate. El balón no estaba en juego, pero al ser la infracción inmediata al saque de esquina, el VAR revisó la jugada y recomendó a Sánchez Martínez que se acercara al monitor, lo que le ayudó a anular el gol sevillista.

Debió señalar penalti en un agarrón de Moyano a Mercado, aunque previamente el argentino había agarrado con menor intensidad al pucelano, que terminó por derribarle e impidirle disputar el centro. El VAR no recomendó ir al monitor al estar ya la jugada interpretada. Sánchez Martínez posiblemente entendió que se estaban sujetando mutuamente. Acertó en una jugada que el Pucela reclamó como penalti por posible a mano de Carrizo, que ni tocó el balón ni estaba dentro del área. Evaluado desde Las Rozas, al no ser posible penalti la revisión fue abortada.