Fútbol | Primera División

La afición del Real Valladolid mostrará 15.000 tarjetas rojas contra el VAR

Las gradas del Nuevo José Zorrilla, abarrotadas en el partido frente al FC Barcelona. /Ramón Gómez
Las gradas del Nuevo José Zorrilla, abarrotadas en el partido frente al FC Barcelona. / Ramón Gómez

Sánchez Martínez y su equipo verán la grada teñida de rojo en medio de una enorme pitada durante el primer minuto del choque frente al Celta del próximo domingo

J. A. Pardal
J. A. PARDALValladolid

Los grupos de WhatsApp arden, la palabra VAR se cuela en todas las conversaciones y la sensación entre la afición blanquivioleta es siempre la misma, sea cual sea la plataforma en la que se produzca ese intercambio de impresiones: los seguidores del Real Valladolid están indignados y tienen miedo a que las decisiones arbitrales tomadas a instancias del videoarbitraje den con los huesos de su equipo en Segunda División.

Noticias relacionadas

La situación se ha tornado en límite después de que en la misma semana el conjunto pucelano cayese eliminado de la Copa del Rey por un penalti rigurosísimo frente al Getafe -que en un principio el árbitro a pie de campo no señaló y que sí indicó después de ser avisado desde Las Rozas- y de un gol anulado a Plano ante el Levante por fuera de juego de Ünal -que fue señalado después de cinco minutos de parón para revisar las tomas de la jugada-.

«El gol de Plano contra el Levante es legal, lo mires por donde lo mires» José Antonio Pérez, presidente de la Federación de Peñas

«La afición está muy enfadada e indignada. Es impresionante que anulen un gol que es legal, lo mires por donde los mires». El que formula estas apreciaciones es José Antonio Pérez, presidente de la Federación de Peñas del Real Valladolid, una entidad dispuesta a teñir de rojo las gradas de Zorrilla el próximo domingo en el partido frente al Celta de Vigo (12:00 horas).

«No luchamos por no descender, sino porque no nos roben y nos dejen jugar un partido en condiciones; es vergonzoso» Marta Lajo, presidenta de la Peña Marcos Fernández

Los seguidores blanquivioletas mostrarán 15.000 tarjetas rojas y regalarán una sonora pitada a José María Sánchez Martínez, árbitro del choque, durante el primer minuto del duelo para protestar ante las decisiones que tanto han afectado al Pucela en lo que va de temporada. La que sí está descartada es una huelga de animación. «¿Qué culpa tiene el Real Valladolid?», se pregunta Pérez, para el que es urgente llevar a cabo estas medidas de presión. «No sé si será mejor o peor, pero lo que está claro es que tienen que enterarse de que estamos indignados».

«Estamos indignados y la sensación es de incomprensión; las decisiones que se están tomando van contra el espíritu del VAR» Diego Álvarez, presidente de la Peña Zaguán de Mojados

Así también se manifiesta la presidenta de la Peña Marcos Fernández, Marta Lajo, para la que «el que no llora no mama». «El Leganés ha protestado de forma muy educada y el Levante también mientras que nosotros nos quedamos callados. Tenemos que apoyar al equipo y quejarnos», pide, después de reconocer que «ayer en caliente [por el domingo] hubiéramos preferido que el los jugadores se marchasen del campo, pero serían sancionados. Hay que templar los ánimos pero hacernos ver y oír». «Estamos estudiando desplegar una pancarta reivindicativa pero que no ofenda a nadie», relata a su vez Diego Álvarez, de la Peña Zaguán de Mojados, que considera que las últimas decisiones que han tomado los árbitros van «en contra del espíritu con el que se implantó el VAR». «Tenemos sensación de indignación, pero también de incomprensión porque no entendemos los motivos para anular el gol», describe Álvarez. Reconoce estar «a expensas de lo que diga la Federación de Peñas», resumiendo el sentimiento de buena parte de una afición con muchas ganas de reivindicarse ante los responsables de la RFEF. «Nos están haciendo esto por ser un club pequeño que además nunca protesta. El Real Valladolid debería quejarse ya ante la Federación, como han hecho los demás», según Víctor Esteban, de la Peña Valdestillas.

«Tenemos que hacer algo para que se vea que estamos aquí y que los aficionados no somos tontos» Víctor Esteban, presidente de la Peña Valdestillas

«Solo queremos que nos traten igual que la resto de equipos. Estamos muy enfadados porque esto ha sido un atraco a mano armada», asevera el presidente de los pucelanos de Valdestillas, que reivindica acciones como la que se va a producir el próximo domingo para demostrar «que estamos aquí y que los aficionados no somos tontos», aunque el iría un poco más allá: «tenemos que meter presión a los árbitros durante los noventa minutos», pide.

«Los jugadores del Real Valladolid lo están dando todo y necesitan sentir nuestro apoyo» Alberto Pérez 'Panu', presidente de Tiburones del pisuerga

Así que todo apunta a que el domingo en el choque ante el Celta se escuchará muchísimo ruido en Zorrilla, porque lo que quiere la afición es protestar ante lo que consideran que está siendo «indignante porque sin estas decisiones el Real Valladolid llevaría al menos cinco puntos más», según Alberto Pérez 'Panu', presidente de los Tiburones del Pisuerga. «Con lo que no estaríamos de acuerdo es con una huelga de animación, porque los jugadores lo están dando todo y necesitan nuestro apoyo», relata.

El Fondo Norte mostrará una pancarta y cantará contra el VAR, «respetuosamente»

Durante la mañana de este martes la Federación de Peñas y el colectivo blanquivioleta Fondo Norte 1928 confirmaron las acciones que se llevarán a cabo durante el Real Valladolid-Celta de Vigo del próximo domingo. Además de la anunciada pitada y las 15.000 tarjetas rojas que se mostrarán a los árbitros durante el primero minuto del partido, será desplegada una pancarta en el fondo norte del Nuevo José Zorrilla y los aficionados de esa zona del campo entonarán un cántico reivindicativo «siempre con respeto», según han anunciado ambos colectivos de abonados. A partir de ese primer minuto, el estadio se dedicará a animar a sus jugadores, «en un partido importantisimo en el que nos jugamos mucho, y nuestro Real Valladolid necesita nuestro apoyo más que nunca.»