Fútbol | Primera División

502 aficionados del Real Valladolid ya han comprado su entrada para Vallecas

Óscar Plano intenta llevarse el balón durante el Real Valladolid-Rayo Vallecano de la primera mitad de la liga./Ramón Gómez
Óscar Plano intenta llevarse el balón durante el Real Valladolid-Rayo Vallecano de la primera mitad de la liga. / Ramón Gómez

Aún quedan disponibles 302 localidades que se pondrán a la venta mañana por la tarde a un precio de 80 euros

J. A. Pardal
J. A. PARDALValladolid

La afición del Real Valladolid viajará en masa al Estadio de Vallecas el próximo domingo para arropar a los suyos en una nueva final por la permanencia que, por primera vez en la temporada, puede quedar atada si los de Sergio ganan y el Girona no.

La Federación de Peñas despachó esta tarde en su sede 502 entradas (las 463 a un precio de 50 euros y 39 de las 341 que cuestan 80) y hará lo propio mañana con las 302 que aún quedan por colocar. De 16:00 a 18:00 podrán comprarlas todos aquellos abonados que se apuntaron al sorteo pero no ganaron una opción de compra y a partir de esa hora cualquier socio podrá adquirir alguna de las que queden. Por el momento, se ha confirmado que el domingo a las 11:00 horas partirán ocho autobuses repletos de aficionados pucelanos hacia Madrid, en un viaje subvencionado por el club castellano.

Que los seguidores blanquivioletas agoten las localidades que les envían desde otros clubes se está convirtiendo en costumbre en un año en el que la comunión entre equipo y grada es más fuerte que nunca. A Leganés acudieron casi 250 pucelanos, a Vitoria 370 y al choque ante el Atlético de Madrid más de 400, por citar tan solo los últimos encuentros. Y todo pese a que los blanquivioletas han sido maltratados en muchos campos este año, en los que se han visto obligados a ocupar los asientos de las peores zonas pese a invertir una buena cantidad de su dinero en esas visitas.

Especialmente indecentes fueron los lugares en los que les ubicaron en el partido del Campo Nou contra el FC Barcelona (con un precio de 59 euros por entrada), que tuvieron que presenciar tras un cristal y con un trampantojo de hierros estorbándoles la visión de buena parte el campo, o en el Wanda Metropolitano (50 euros), en la esquina más alejada del campo y detrás de una incómoda red que dificultaba enormemente seguir el encuentro.

Ni LaLiga ni la Federación de Fútbol entran a regular los intercambios de entradas entre los clubes en Primera División, por lo que el problema sigue enquistado y ahora, de cara a la visita al Rayo Vallecano, la indignación no se debe al sitio destinado a la afición blanquivioleta en el Estadio de Vallecas -algo que por otra parte los aficionados no suelen conocer hasta que se encuentran con ello de bruces en los diferentes lugares que visitan-, sino que llega de la mano de los precios que el equipo local ha decidido establecer para el partido de la tarde del domingo, en el que los vallecanos no se juegan nada.

Ante este atropello, y para hacer evidente el divorcio entre la afición rayista y su junta directiva, algunos abonados del club madrileño están cediendo su abono a los del pucelano, como se puede ver por ejemplo en Twitter, del que han tirado unos y otros para establecer contacto.