Aficionados del Real Valladolid celebrando el ascenso en Madrid