Alcaraz: «Creemos en el míster, da igual el planteamiento porque iremos a muerte con él»

Rubén Alcaraz lucha por un balón dividido con un jugador del Huesca. /Villamil
Rubén Alcaraz lucha por un balón dividido con un jugador del Huesca. / Villamil

El centrocampista, que regresó a la titularidad ante el Betis, confía en que el equipo saldrá del bache. «En Barcelona vamos a sacar algo seguro», asegura

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

Es una de las vacas sagradas del vestuario y, por lo tanto, voz más que autorizada para explicar lo que siente el vestuario tras el último varapalo que ha situado al Real Valladolid al borde de la desesperación y en la frontera de la zona de descenso. Rubén Alcaraz, que regresó ante el Betis tras su ausencia por molestias en la rodilla en el Nou Camp, ha asegurado al termino del entrenamiento matinal a puerta cerrada que el equipo está «en alerta» por los últimos resultados.

«Creo que el equipo juega bien al fútbol, llegamos a tres cuartos, y sin la estadística en la mano, ante el Betis hicimos siete u ocho córners en la primera parte, ocho centros de Keko,... Al final ocasiones llegan, lo único que hace falta, y es algo que nos lleva faltando mucho tiempo es la agresividad en el área y no solo el delantero sino todo el conjunto. Si nosotros conseguimos creer en esos metros finales van a llegar los puntos y esos goles que nos van a dar tranquilidad y otro nivel de confianza», ha analizado Alcaraz, con ganas de jugar el sábado en la ciudad condal, su lugar de nacimiento, para resarcirse y conseguir una buena dosis de confianza. «Somos personas y lo pasamos mal. Moralmente fue un golpe duro y si nosotros mismos no somos capaces de levantarnos, nos va a costar mucho hasta final de temporada. Hay que creer en nosotros mismos porque esto lo vamos a sacar hacia adelante».

La situación del próximo rival, el Espanyol, no es nada cómoda por lo que el vestuario espera un partido con el cuchillo entre los dientes. «Creo que va a ser un partido exigente porque los dos nos jugamos mucho. Sabemos lo que nos jugamos y vamos a sacar algo seguro», ha comentado, consciente de que se perdió una buena oportunidad de tomar distancia con rivales directos. «Perdimos una oportunidad pero quedan muchas. Somos conscientes de ellos y hay cuatro peores equipos que el nuestro. Soy positivo, la plantilla también y nos quedan catorce puntos por hacer así que a por ello».

Con el paso de las jornadas, Alcaraz ha ido retrocediendo metros en el campo hasta el punto de jugar más cerca de Masipo que del meta rival sin posibilidades de armar la pierna, algo que él mismo justifica. «No es lo mismo jugar en Primera División que en Segunda, es más difícil crear ocasiones y estoy jugando en una posición más defensiva que creo que es la mía y en la que estoy muy cómodo», ha asegurado, señalando que se encuentra «cómodo en los dos sitios. Creo que en fútbol hay que leer siempre la mejor versión para el equipo. Me gusta recibir atrás para tener salida de balón y por eso retrocedo un poco más. Es verdad que al replegarse los rivales me cuesta llegar a zona tres cuartos».

Casi sin plantearle la pregunta, el centrocampista ha echado un capote por el técnico, sabedor de que los resultados mandan en fútbol y su puesto puede correr peligro. «Creemos en el míster y en su trabajo y plantee lo que plantee tenemos que ir a muerte. Da igual, cinco que cuatro que tres, al final tenemos que estar bien y creer que podemos sacar algo en campo del Espanyol», ha espetado.