Alerta: Peligro a balón parado

Sidnei celebra con Joaquín el segundo gol ante el Rennes. /Reuters
Sidnei celebra con Joaquín el segundo gol ante el Rennes. / Reuters

El Betis ha marcado 9 de sus 18 tantos en 2019 en situaciones de estrategia o estáticas. En lo que va de año ha transformado en gol cuatro saques de esquina, tres faltas y tres penaltis en las tres competiciones que juega

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

En su última comparecencia en liga, el Betis empató a goles pero ganó al Alavés en posesión de balón (66% por 34%). Si llevamos esta estadística al común de los equipos, solo el Barcelona quiere más el balón. El líder de la clasificación también lo es en posesión, con un 61,8% de media por partido, y el equipo verdiblanco es el único que le hace sombra, con un 60,9%. La distancia con el tercero en discordia es considerable.

Nadie duda de que es una de las señas de identidad del equipo que dirige Quique Setién, la principal, pero no la única ya que individualidades al margen, su efectividad en las situaciones a balón parado ha ido creciendo a lo largo del campeonato. No solo de la posesión vive el Betis. Es más, la pizarra no solo le ha sacado de más de un problema sino que a día de hoy le mantiene vivo en las tres competiciones, algo de lo que solo Real Madrid y Barcelona pueden presumir.

En ese ránking de jugadas de estrategia, también el Betis es uno de los que más ventaja sacan. Al menos en lo que llevamos de 2019, donde los andaluces han sabido explotar este tipo de situaciones al máximo. Nueve de los dieciocho goles que suma este año han llegado por esta vía. Concretamente a través de cuatro córners, dos faltas y tres penaltis que, si no se han traducido en puntos, sí le han reportado ventaja en eliminatorias directas. Es el caso del último tanto conseguido por Sidnei tras saque de falta botada por Joaquín en campo del Rennes en la Europa League cuando el cuadro andaluz perdía 3-1, y que le permitió primero meterse en el partido y después seguir con vida y con serias opciones de lograr hoy el pase a los octavos de final (3-3).

En otros casos, el peligro ha llegado desde el saque de esquina que el conjunto de Setién acostumbra a sacar en corto para después buscar en el segundo palo a sus jugadores de referencia. En unas ocasiones hay remate directo, y en otras se devuelve el balón al centro del área rastreando la llegada de los delanteros.

La estrategia, en este caso, resulta más fácil de ejecutar con lanzadores de la calidad y talento de Canales o Joaquín, y le está dando rédito al equipo de Setién, que en Zorrilla se encontrará a un equipo que ha sufrido problemas para defender este tipo de situaciones a lo largo de la temporada.

En este sentido, hasta un gol olímpico ha logrado este año el equipo verdiblanco gracias al lanzamiento directo de Joaquín en el partido de ida de Copa ante el Valencia –concedido por el VAR–. En ese abanico de recursos que maneja el once bético hay que contabilizar también una falta directa botada por Tello –ausente el domingo– y las tres penas máximas que ha convertido a través de Sanabria y Canales (2). Sin incidencia en la preparación de partidos, es éste otro aspecto a tener en cuenta ya que el Betis es el tercer equipo al que más penaltis le han señalado a favor, con 5. En este capítulo, el Valladolid está en el extremo contrario como el equipo que menos ha disparado desde once metros junto con el Alavés, con un solo penalti lanzado.