Fútbol | Primera División

El Atlético de Madrid no regalará nada al Real Valladolid en el Wanda

Griezmann y Borja pelean por el balón en el partido de la primera vuelta disputado en Zorrilla./G. Villamil
Griezmann y Borja pelean por el balón en el partido de la primera vuelta disputado en Zorrilla. / G. Villamil

Los de Simeone quieren terminar la Liga por delante del Madrid por segundo año consecutivo

J. A. Pardal
J. A. PARDALValladolid

El Pucela visita al mejor local del campeonato, que solo ha dejado escapar cinco puntos de su estadio en dos empates y una derrota

El Real Valladolid visita el próximo sábado el Wanda Metropolitano (16:15 horas) por primera vez desde que el estadio madrileño fuese reinaugurado en septiembre del 2017 y, pese a que la situación de la cabeza de la clasificación pueda indicar lo contrario, enfrente se encontrará a un equipo motivado que no va a levantar el pie del acelerador por mucho que sus opciones de obtener el campeonato de liga sean hoy por hoy muy cercanas al cero absoluto.

Más información

Para aplazar el alirón culé, el Atlético de Madrid está obligado a ganar el choque y esperar que el FC Barcelona no haga lo mismo ante el Levante en el Camp Nou, algo que parece harto imposible. Lo normal es que la segunda de las premisas no se dé y que a falta de tres jornadas para terminar el campeonato el conjunto de Ernesto Valverde se haga con la Liga, pero Simeone es un experto en motivar a sus jugadores pese a las malas perspectivas y eso no va a cambiar para la cita de este fin de semana. Así lo asegura Jorge Abizanda, redactor del diario ABC encargado de seguir el día a día del conjunto colchonero, para el que la competitividad de la plantilla «está en su ADN desde la llegada del Cholo». En su opinión, como el martes ante el Valencia, el equipo rojiblanco no se va a dejar ir en ningún momento de un partido en el que además lucirá su once de gala con las únicas bajas de Diego Costa por sanción y de Jiménez por lesión tras romperse un dedo del pie en el partido de hace dos semanas frente al Eibar en Ipurua. «La filosofía del Atlético de Madrid pasa por apretar, apretar y apretar; van a competir en todos los choques independientemente de lo que se jueguen y los jugadores lo saben», asegura este periodista.

Conscientes de que es casi imposible que el conjunto rojiblanco pueda llegar a optar a la consecución del campeonato de liga, sus integrantes han fijado la vista en otros pequeños alicientes para mantener la maquinaria a tope de funcionamiento hasta el final de Liga. El primero de ellos, que apela al orgullo pero también al habitual pique entre colchoneros y merengues, es la posibilidad de terminar el campeonato liguero, por segundo año consecutivo, por delante del Real Madrid, algo que se considera todo un hito en un club que pese a estar entre los más millonarios del fútbol español siempre se encuentra un paso por debajo de blancos y azulgranas en el aspecto económico.

Además, en el horizonte de los dirigentes del club pero también en el de los jugadores del equipo, se encuentra la clasificación para una hipotética final a cuatro de la Supercopa de España. El formato, que ha provocado recientemente una guerra entre LaLiga y la Federación de Fútbol, enfrentaría a los dos finalistas de la Copa del Rey y al primer y el segundo clasificados de LaLiga Santander, por lo que el Atlético de Madrid se aseguraría participar en ella, si es que finalmente llega a disputarse en esas condiciones.

Más allá de esos objetivos grupales (que traerán aparejada de paso una buena lluvia de millones de euros), el equipo también está centrado en retener para Jan Oblak el Trofeo Zamora, que se convertiría en el cuarto consecutivo del portero esloveno. El premio, además de reconocer la labor del meta, sirve de paso para encumbrar a la defensa y el sistema del Cholo, así que puede ser tomado como un galardón compartido por toda la plantilla y, de nuevo, un objetivo por el que pelear hasta el final de la temporada. Lo cierto es que es muy complicado que el trofeo se les escape, ay que Oblak, con 23 goles encajados en 34 encuentros, lidera la carrera por delante de David Soria (Getafe), Ter Stegen (FC Barcelona), Neto (Valencia) y Pichu Cuéllar (Leganés).

Así se enfrentará el Real Valladolid el sábado al mejor local de las últimas dos ligas, en las que solo ha encajado dos derrotas en su feudo. En esta los colchoneros han sido capaces de sumar 44 puntos en los 17 encuentros disputados en su estadio y tan solo el Real Madrid ha conseguido llevarse una victoria del Wanda (1-3). Los otros dos puntos que han salido de allí los han logrado el Eibar y el FC Barcelona. El Pucela luchará el sábado por engordar esa cifra.