El blanquivioleta tiñe la Puerta del Sol al grito de ¡Puceeeeeela!

Aficionados del Real Valladolid despliegan sus banderas y bufandas junto al reloj de la Puerta del Sol. /Ramón Gómez
Aficionados del Real Valladolid despliegan sus banderas y bufandas junto al reloj de la Puerta del Sol. / Ramón Gómez

Decenas de aficionados del Real Valladolid se citan en la céntrica plaza de la capital de España para hacerse oír y lanzar los primeros gritos de ánimo

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

Estaban citados a mediodía por la Federación de Peñas del Real Valladolid, y minutos antes el goteo de camisetas, bufandas y banderas blanquivioletas ya era tónica. Todos fueron tomando poco a poco la Puerta del Sol hasta unirse bajo un mismo gritos: ¡¡¡¡¡Puceeeelaaaaaaa!!!

Allí se mezclaban aficionados que habían madrugado para partir por carretera hacia la capital de España y otros que residen en Madrid y cantan el himno blanquivioleta cada fin de semana en la peña ubicada en la sede del Hogar de Ávila. Frente al reloj fueron apareciendo Javier y Juanma, que salieron pronto para reunirse con Beatriz, aficionada fiel desde la distancia. También el alcalde de Barcial, Mariano Carbajo, que no ha querido perderse el partido y se ha acercado al Bernabéu con su hijo Rubén. O David y Yaiza, amigos de grada y socios desde que el Valladolid jugaba en Segunda División. Aficionados de los de verdad, de los que han tragado carros y carretas en los últimos años y ahora disfrutan de cada minuto que su equipo juega en Primera. ¡Cómo no hacerlo de un partido contra el Real Madrid! «Estamos en una racha buenísima y es el mejor momento, pero es complicado», señala Yaiza, que no duda ni un segundo en asegurar que aunque el equipo descendiera seguiría siendo fija en Zorrilla. «Pero eso no va a pasar, tampoco es para soñar con Europa pese al buen momento que atraviesa el equipo pero bajar, desde luego que no vamos a bajar», apunta David.

Una sensación compartida por no pocos de los aficionados que se han dado cita en Sol. «Si baja, seguiremos yendo a Zorrilla», explicaba rotundo José, acompañado para la ocasión por su hijo Miguel, que en un día como hoy ha aparcado su corazoncito merengue para animar al Real Valladolid. «Le gusta Cristiano Ronaldo, y como ya no está no hay problema», subraya el padre. Una fidelidad a los colores que roza el sobresaliente y que se queda un paso por detrás del que adorna a Dan.

El irlandés Dan Feehan posa en Sol con la bandera del Real Valladolid.
El irlandés Dan Feehan posa en Sol con la bandera del Real Valladolid. / R. Gómez

Dan Feehan es un irlandés que hace tres años hizo amistad con Marcos Escalera, un vallisoletano desplazado con su beca erasmus que contagió a su amigo el amor por los colores blanco y violeta. Desde entonces Dan ha seguido en la distancia -«por streaming», apunta- la trayectoria del Valladolid, primero en Segunda y ahora en Primera División. No se lo pensó dos veces cuando se le presentó la oportunidad de viajar hasta la capital de España para vivir un partido de máximo nivel en directo. Así que allí estaba Dan, que este lunes tomará vuelo de regreso, para lanzar un primer grito de aliento frente a la Puerta del Sol y poco después en la grada del Bernabéu. Mañana preguntará como ha quedado el Cork City, su otro equipo,... pero antes está el Real Valladolid.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos