Real Valladolid

A Borja le duele el banquillo

Borja, circunstancial pareja de Calero el domingo, ante el Betis. /JULIO MUÑOZ-EFE
Borja, circunstancial pareja de Calero el domingo, ante el Betis. / JULIO MUÑOZ-EFE

«No importa la edad que tenga; quiero jugar y sentirme importante en el equipo», afirma el mediocentro, safisfecho por haber sido elegido para sustituir a Kiko ante el Betis

Fernando Bravo
FERNANDO BRAVOValladolid

«No es la primera vez en mi vida que no soy titular, pero está claro que cuando veo que no juego, por dentro no estoy feliz. Quiero jugar, da igual la edad que tenga (37 años). Me gusta competir, ser importante en el equipo. Pero si toca otra papeleta, lo que hay que hacer es estar preparado para hacerlo bien cuando vuelva a tocar y que el equipo no se resienta, como ocurrió el pasado domingo».

El mediocentro orensano del Real Valladolid Borja Fernández se reivindicó esta mañana en la sala de prensa tras el entrenamiento a puerta cerrada en el Estadio, cuando le preguntaron por la forma en que está encajando la suplencia esta temporada. De los nueve partidos de Liga disputados, Borja, uno de los capitanes del Real Valladolid, que empezó como titular, no jugó en la tercera jornada, frente al Getafe y las cuatro últimas entró desde el banquillo. En la del pasado domingo, en Sevilla, frente al Betis, para sustituir al lesionado Kiko Olivas en el centro de la defensa. Y Borja manifestó sentirse feliz por que el míster le eligiera como pareja de Calero. «Me comentó un compañero que a lo mejor salía. Yo pensaba que no, porque el año pasado el míster había tomado otras decisiones, pero estoy encantado de que me eligiera a mí. Creo que lo hice bastante bien y con ese 0-1 no era fácil, pero aguantamos» . Sobre las posibilidades que tiene de jugar ante el Espanyol en el centro de la zaga, ante una eventual ausencia de Kiko Olivas por su lesión, Borja solo alimento la duda. «¿Papeletas para seguir en el centro el viernes? Hoy hemos entrenado a puerta cerrada, ¿No? Esas son preguntas para el míster. Si el otro día me eligió a mí me imagino que en las quinielas estaré, pero no sé con qué posibilidades o cómo está la puja. Si me toca ir, genial; si me toca otro sitio, también, y si me toca el banquillo, pues banquillo.

Una demarcación conocida

Borja tiene mucha experiencia y buena memoria. No tuvo dificultad en recordar las veces que ha jugado como defensa central. «Hasta que llegué al Real Madrid, jugué siempre ahí, en categorías inferiores. Como profesional creo que he jugado dos veces en Primera División: una contra el Valladolid, con el Depor y otra con el Eibar contra el Valencia. El resto han sido momentos, como el del domingo, pero es un puesto que tampoco es extraño. No me van a poner de extremo o de delantero, que no pega».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos