Caso Oikos

Borja Fernández: «Estoy implicado por un fallo o un mal trabajo por parte de la policía»

Borja Fernández, pensativo y cabizbajo durante la entrevista. /Ramón Gómez
Borja Fernández, pensativo y cabizbajo durante la entrevista. / Ramón Gómez

El exjugador del Real Valladolid, imputado en el caso Oikos como 'cooperador necesario' de la trama, lamenta las lagunas del informe y las conclusiones «erróneas» a las que han llegado los investigadores

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

El pasado 28 de mayo debía madrugar para tomar un AVE en compañía de Carlos Suárez y Miguel Ángel Gómez y reunirse en Madrid con Ronaldo para hablar de su futuro en el Real Valladolid y las responsabilidades que iba a tomar en el organigrama del club. Aquel tren debía partir a las 09:15 horas. Veinticinco minutos antes, agentes de la Policía Judicial procedían al registro de su domicilio y detención de Borja Fernández por su supuesta implicación en el amaño de un partido.

Más información

Tres semanas después, y una vez levantado parte del secreto de sumario, responde a todas las incógnitas que ha suscitado la investigación en el mismo escenario. Lo hace en un salón amplio y diáfano con la camiseta conmemorativa de su despedida de los terrenos de juego, apoyada en una de las paredes, como testigo de excepción.

Su obsesión ahora es contar a los cuatro vientos cada uno de los detalles que han rodeado su vida desde que se reunió con Raúl Bravo, uno de los supestos cabecillas de la trama de amaño de partidos, el pasado 16 de mayo. La investigación considera que aquel café en el bar Corinto prueba su implicación en el caso Oikos, y así lo hace constar en una parte del sumario.

- ¿Es usted «cooperador necesario» en la trama?

- No. Para nada.

- ¿Y se considera «objetivo corrompido»?

- Realmente no sé ni lo que es. Pero bueno, al final la policía saca unas conclusiones que están muy lejos de la realidad y por eso me detienen pero para nada. No he hecho nada malo y no he participado en nada de este tipo en mi vida.

- ¿Por qué cree entonces que la investigación llega a estas dos conclusiones?

- Pues porque a lo mejor quieren unir unos hilos que no hay por dónde unirlos. Ellos dan mucha importancia a una reunión con Raúl Bravo, que resulta que es tomar un café con mi mujer y mi hija delante además de muchos testigos, y luego la otra es una barbacoa entre amigos en la que, sin fijarse ni investigar nada más, solo dan importancia a que yo fui a una barbacoa con unos compañeros en la que dicen que fui para repartirnos un dinero.

- En el sumario se refleja, literalmente, que «Raúl Bravo propone al capitán del Real Valladolid pactar el resultado que se iba a producir» (en relación al Valladolid-Valencia de la última jornada).

- Lo primero es que no soy el capitán del Real Valladolid, soy el segundo capitán. Y luego no hay ninguna prueba que demuestre eso. Eso es mentira, es totalmente falso y está mi honor y mi palabra por delante. En ningún momento se habló de eso.

La entrevista

-No hay ninguna escucha en el sumario en el que usted sea protagonista, sí indirectamente en conversaciones de terceros, ¿teme que en la parte del sumario que no se ha levantado haya algo que le implique?

-No puede haber nada en mi contra. Otra cosa es que otras personas me nombren, que de momento en esta parte del sumario no ha ocurrido, e imagino que no va a salir en la otra parte. Ya lo dije delante del juez. Si terceras personas hablan de mí, yo no tengo culpa. Y aún así, no hablan de mí. La policía junta conversaciones de diferentes días y sin salir mi nombre e incluso sin salir el nombre del Valladolid por ningún lado, tampoco que haya siete jugadores comprados del Valladolid porque no sale en ningún momento, dicen que somos nosotros.

«La frase 'No te preocupes que Borja nos lo arregla' no aparece por ningún lado»

«La frase 'No te preocupes que Borja nos lo arregla' no aparece por ningún lado» borja fernández

- ¿Le hizo el juez alguna consideración sobre las conclusiones a las que llega la investigación a raíz de estas conversaciones?

- No, no. Me dice que es un informe de la policía y me hace alguna pregunta el fiscal en relación pero nada más. Se portó muy bien conmigo.

- Retrocedamos al día y a la hora del café con Raúl Bravo, 16 de mayo a las 14:15 horas. Usted ha reiterado que le pide que le eche una mano para entrar en el club a entrenar en categorías inferiores.

- Ya había venido en enero a reunirse con el club (Borja ha comentado que llegó recomendado por el bufete de abogados de Ronaldo), estuvo en un entrenamiento y el club lo tiene fichado y fechado. Y antes de esa fecha, habían pasado muchos años sin hablar y sin vernos.

- ¿Por qué cree que después de hablar con Miguel Ángel Gómez vuelve en junio a pedirle ayuda?

- Bueno, yo lo conozco desde hace muchos años, y no he tenido relación en los últimos años pero sigue siendo una persona muy nerviosa que tiene una idea y la tiene que hacer. Lo que intuyo cuando me dice que le eche una mano es que está en casa o donde esté, se agobia y dice 'Voy a ver a Borja y ahora que están tranquilos porque se han salvado, a ver si me puede echar una mano'.

- ¿Cuántas veces ha pensado en aquel día en las últimas dos semanas? ¿En algo que sucedió en aquel encuentro que le pueda incriminar?

- No, no. En ningún momento. No hay nada que me pueda incriminar. Ni a mí ni a mis compañeros ni al club. Hablamos de que me retiraba y de que el sábado jugábamos un partido. Que estaba nervioso porque era mi último partido.

- ¿Aparece en aquella conversación el nombre de Carlos Aranda en algún momento?

- No. Para nada.

- Llama la atención que, siendo esclarecedora, no aparezca esa conversación en el Corinto.

- No sé si existe o no existe. ¡Ojalá existiera! Porque así se esclarecería todo. Pero bueno, es igual que cuando en el informe policial aparece un 'timeline' del partido en el que se dice que el gol es un fallo nuestro. Cuando el fútbol es un deporte de fallos. Y no pone el momento en el que tiramos al palo o el que se dice que somos superiores.

«Ojalá existiera grabación de la reunión con Raúl Bravo porque así se esclarecería todo»

- Se ha llegado a publicar como parte de las escuchas la frase «No te preocupes que Borja nos lo arregla», y nada de esto se recoge en el sumario. ¿De dónde cree que ha podido salir?

- No aparece por ningún lado. Incluso en la vista con el juez me lo preguntan, luego no lo encuentran, y acaban diciendo que es verdad que no está y que es una conclusión de la policía que hablan de mí en varias conversaciones cuando mi nombre no sale en ningún lado. Unen varias conversaciones de días diferentes y el nombre sigue sin aparecer.

- También se asegura que «el jueves 23 se va a subir dinero -supuestamente 50.000 euros-a alguien».

- Bueno, hay GPS en mis coches, mi teléfono estaba pinchado y ese día (jueves 23) me voy a Galicia y vuelvo el viernes 24. Eso no se me pregunta porque al tenerme localizado saben en todo momento donde estoy.

- En su traslado a Zaragoza, comparte viaje con Raúl Bravo.

- Sí, compartimos calabozo también y cuando me ve se sorprende y me pregunta que por qué estoy allí. Luego fuimos juntos también en el coche.

- Son muchas horas juntos, ¿de qué hablaron?

- Se pregunta que cómo podía ser que yo estuviera allí y no entendía nada. Yo le digo que voy a declarar porque no tengo nada que ver en esto, y él me dice que igual, que cuando le toque dirá lo mismo. Pero él no llega a declarar.

- El informe concluye también que hay «siete jugadores implicados» sin llegar a aclarar que se trate del Valladolid-Valencia o del Getafe-Villarreal, y que usted acude a una barbacoa a casa de Keko para amañar ese último partido.

- No hablamos de nada. La barbacoa la preparan nuestras mujeres la semana anterior y aprovechando que justo ese día me despido, como ellos lo sabían, el día anterior me hacen unas caretas y me regalan un vino. En la barbacoa estoy hora y media porque me tenía que ir a recoger a mi sobrino y allí hay mujeres, amigos, los suegros de otro compañero,... Sabéis todos que tenemos un grupo muy bueno y que quedábamos casi todas las semanas fuera del campo.

- ¿Por qué se centra tanto la investigación en el Real Valladolid-Valencia?

- Creo que se convencen o les cuadra que Raúl Bravo venga a reunirse con Borja que está investigado, que haya una barbacoa con unos compañeros y que se pierda el partido. Y no se investiga más. A ellos les cuadra eso y no se investiga que clase de persona soy yo o que clase de persona son mis compañeros. Que no hayan encontrado dinero en ningún lado, que no haya ido a Madrid como decían, no sale mi nombre por ningún lado, mi estadísticas son las mejores de todo el año sin cometer ningún fallo a pesar de lo que se ha visto en alguna televisión,...

- En estas últimas horas habla usted muy poco de Carlos Aranda y Raúl Bravo, los presuntos cabecillas de la trama. ¿Hay alguna explicación cuando en su caso se ha visto investigado y salpicado por escuchas a ambos?

- Lo primero porque no me toca a mi juzgar lo que han hecho ellos. Como no lo sé, no puedo hablar. ¿Que se escuchan cosas? Pues sí, pero como se escucha ncosas de mucha gente y a veces falsas. No puedo hablar porque no sé de su vida ni de lo que han hecho en los últimos años.

- Pero está implicado por ellos...

- Sí, pero por un fallo o un mal trabajo por parte de la policía, que me incrimina a mí simplemente porque una persona implicada se toma un café conmigo. No dan valor a que estén mi mujer o mi hija en ese café, no dan valor al partido que hemos hecho, a lo que dice la prensa de la primera parte,...

- O que de la barbacoa solo fueron titulares cuatro jugadores.

- Y por ejemplo yo no coincidí con Kiko (Olivas) porque él fue con los niños más tarde y yo ya no estaba. Si hay algo que desmonta una teoría errónea... No tengo necesidad ni he apostado en mi vida ni he hecho nada deshonesto en mi vida.

- El aficionado o el ciudadano de a pie se ha escandalizado estos días de lo que se está publicando sobre Carlos Aranda, ¿a usted le ha sorprendido?

- Sí. Bastante, bastante. Le conozco desde que teníamos quince años y sé del entorno que tenía, pero me sorprende la dimensión de lo que se está hablando.