Real Valladolid

Borja y Verde, tutores de lujo para los nuevos

Borja y Verde fueron ayer tutores de los nuevos. /EFE
Borja y Verde fueron ayer tutores de los nuevos. / EFE

Seis debutantes sin experiencia en Primera encuentran el espejo en el que mirarse

Fernando Bravo
FERNANDO BRAVOValladolid

Borja Fernández se convirtió ayer en Son Moix en cuidador de los más jóvenes en su excursión copera a la isla. A punto de cumplir 38 años, tuteló los primeros pasos de una defensa solo reconocible en la figura de otro veterano, Moyano. Los otros tres, Luismi, Joaquín y Moisés –centrales y lateral izquierdo, respectivamente– debutaban este año en partido oficial. Yoel también era la primera vez que defendía la portería pucelana. YBorja, ese pivote que trabaja delante de la defensa, se colocó entre los jóvenes para mantener la autoridad en esa zona del campo. Lo cierto es que los debutantes no defraudaron y fueron capaces de mantener el tipo y el estilo de juego y las virtudes que promueve Sergio González hasta el minuto 67. Fue un arreón del Mallorca que provocó el primer error grave en la zaga y el gol en contra.

El estímulo de Verde

También había jovencitos debutantes en el ataque. El delantero tudelano de la cantera Miguelín y el mediapunta Zalazar, de 19 y 20 años respectivamente, ambos del Promesas. Yellos también tuvieron un tutor de lujo, en este caso casi tan joven como ellos. Se trata de Daniele Verde (22 años), que llegaba para refrendar su extraordinario gol de la última jornada de Liga, frente al Espanyol, y resultó que dio una lección magistral de tiros a puerta.

En el minuto 68, cuando abandonó el terreno de juego, el napolitano de La Roma había ensayado dos extraordinarios disparos en jugada que se convirtieron en sendos goles. Además había lanzado una falta que repelió la barrera.

Lo cierto es que Verde, más que tutelar a los nuevos, les anuló por momentos. Porque su extraordinario acierto en los primeros compases le convirtieron en la referencia del ataque al que todos buscaban, olvidándose incluso de Miguelín, que tuvo sus oportunidades, más numerosas cuando Verde abandonó el campo. En realidad, el italiano, fue acicate para quienes buscan un lugar en el ataque. Lo que quiere Sergio:un estímulo que saque lo mejor de quienes se disputen un puesto en el once.

Lo cierto es que, mientras verde marcaba goles, Plano hacía diabluras en la delantera, lo que resultó en un dominio espectacular del Real Valladolid durante el primer tiempo. En todas las parcelas del campo, el segundo equipo del Real Valladolid se comportó casi como el primero. Y teniendo en cuenta que el rival es un Segunda, aunque con aspiraciones, la conclusión es que el Real Valladolid tiene equipo suficiente para transitar unas cuantas eliminatorias en la Copa del Rey sin apreturas.

Eso al menos demostraron jugadores como Zalazar y Moi, que se asociaron en la banda izquierda tanto en ataque como en defensa. Yoel tuvo un par de intervenciones de mérito bajo los palos, que dan tranquilidad a una zaga sólida. De hecho, cuando más sufrió el Real Valladolid fue en los últimos minutos, cuando reforzó la defensa con multitud de jugadores en la zona central. Hasta entonces solo el gol de Buenacasa había dejado en evidencia el cierre defensivo.

Miguelín tuvo una clara ocasión de marcar y salir con honores de Son Moix, en un centro de Zalazar desde la izquierda al que no llegó Borja, lo que despistó al delantero que esperaba unos metros más allá.

En todo caso, la primera eliminatoria de la Copa del Rey para el Real Valladolid arroja un balance muy positivo de un vestuario jovencísimo que tuvo tutores de lujo en defensa y ataque y que garantiza un relevo solvente. Además de descubrir nuevas virtudes de los fijos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos