Nadie es tan bueno como todos juntos

El autor valora en su reflexión la rectificación hecha desde el club en los precios de su campaña de abonados y destaca la fuerza del colectivo por encima de cualquier estudio de mercado

Espinar muestra los carnés de abonado del Real Valladolid. /Alberto Mingueza
Espinar muestra los carnés de abonado del Real Valladolid. / Alberto Mingueza
CARLOS PÉREZValladolid

Decía Alfredo di Stéfano que «ningún jugador es tan bueno como todos juntos». La obviedad de la frase no debe evitar que reflexionemos sobre ella. Y lo quiero hacer analizando lo sucedido con la campaña de abonados. Mi opinión sobre lo presentado el pasado viernes quedó clara en mi columna de opinión del pasado lunes. Mucha gente me pidió pocas horas después de leerla que escribiese una rectificación ya que el club había rectificado. No creo que deba rectificar, pero sí añadir.

Menciono la frase de Di Stéfano porque en 72 horas hemos demostrado que es cierto. Todos juntos hemos luchado contra el que iba solo para que éste viese que no se puede hacer la guerra por su cuenta y se uniese. Y vaya si se ha unido. Ahora sí estamos todos juntos, afición y club para continuar lo que empezó hace algo más de un año. Si errar es de humanos, rectificar es de sabios. Creo que el Real Valladolid ha reaccionado de una forma señorial. Echo de menos una explicación pública, pero a estas alturas que está todo en marcha y creo que olvidado mejor no remover la basura, que da olores.

Sé que David Espinar da mucha importancia a lo que piensa el abonado. Es importante que alguien en el mundo de lo que ahora se llama fútbol moderno se ocupe de nosotros. Ni niego ni reniego de que el fútbol se haya convertido en un negocio. Pero sí critico que eso se haga de espaldas al aficionado.

He reflexionado en estas páginas en unas cuantas ocasiones sobre lo que ha cambiado el fútbol y lo poco que se han adaptado los dirigentes. Siguen viendo el abono de la misma forma que hace 20 años cuando ahora por menos de lo que cuesta el más barato ve una familia entera toda la liga en su casa. Antes veíamos a Gonzalo Alonso por ejemplo, generar ingresos atípicos que suponían unas migajas del presupuesto mientras que ahora que hay muchas más posibilidades de generar ingresos y más cuantiosos parece que no quieren. Mantengo que si nos preguntasen (de verdad, nada de estudios de mercado en el Barrio de Salamanca), se podrían vender los abonos más caros a cambio de obtener algo más que poder ver a tu equipo al mismo precio al que puedes ver toda la liga en casa.

Así que agradezco a David Espinar ese compromiso que adquirió y que ha cumplido de escuchar a los aficionados. Gracias porque nadie es más bueno que todos juntos.