Fútbol | Primera División

Cabreo en la plantilla del Real Valladolid: «Somos el conejillo de indias y estamos hartos»

Míchel y Joaquín, cabizbajos mientras el Atlético de Madrid celebra el gol en propia meta del segundo de ellos./Ramon Gomez
Míchel y Joaquín, cabizbajos mientras el Atlético de Madrid celebra el gol en propia meta del segundo de ellos. / Ramon Gomez

Joaquín se muestra convencido de que su gol en propia puerta llegó precedido de una falta de Griezmann: «si no me llega a empujar la saco, seguro»

J. A. Pardal
J. A. PARDALValladolid

Cuando parecía que las aguas del videoarbitraje se habían calmado y que el Real Valladolid había superado aquellas semanas de indignación con las decisiones tomadas desde la sala VOR de Las Rozas, el partido de ayer frente al Atlético de Madrid en el Wanda Metropolitano (1-0) ha resucitado todas las sospechas sobre las actuaciones del colectivo arbitral en contra del conjunto blanquivioleta.

Esta mañana en rueda de prensa, Joaquín Fernández ha comparecido para explicar cómo vivió desde dentro su gol en propia puerta precedido de un empujón de Antoine Griezmann y el penalti por manos de Arias que Melero López no quiso pitar pese a que acudió al monitor del VAR para revisar la jugada.

«Esa jugada se repitió durante todo el partido, al fin y al cabo estoy con Griezmann, me empuja, me desestabiliza y cuando me quiero dar cuenta tengo el balón encima; lo intento sacar a córner y me patina y la meto para dentro», relató el central, convencido de la falta del delantero francés: «Si no me empuja, saco ese balón seguro. Estoy cómodo con él en su marca, sabe que tengo todas las de ganar en esa situación y por eso me empuja, para quitarme de en medio«.

En su opinión, el fútbol es «un espectáculo», pero «hay que proteger tanto a los defensas como a los delanteros y no solo permitir que los equipos grandes puedan sacar ventaja del cuerpo a cuerpo, sino que sea para todos igual», aseguró. Aludía el almeriense a la multitud de situaciones similares que ha vivido el equipo este año, tras sufrir el equipo pucelano varias decisiones arbitrales cuando menos polémicas; «Creemos que ya no es coincidencia. Nos lleva pasando toda la liga que en cuanto hay una duda parece que el Valladolid pesa menos que cualquier otro equipo de la categoría, así que al fin y al cabo, un poco cansados de esta situación. Tenemos que reponernos, pero uno se harta y creemos que deben de mirarlo«, aseguró.

En similares términos realizó varias afirmaciones Joaquín sobre la jugada del penalti en la que Calero remata a portería y el balón impacta con los brazos extendidos de Arias: «decía que no quería ir al monitor, que había visto mano pero que era involuntaria. Nosotros estábamos metiendo presión para que fuera y el del VAR le insiste; va, pero ya está diciendo que no con la cabeza sin haberlo visto«, describió el defensa, que aseguró además que el trencilla «dio explicaciones hasta al banquillo» y «si un árbitro está seguro no las da».

Por todo ello, sumado a las varias ocasiones a lo largo de la Liga en las que su equipo se ha visto implicado en este tipo de situaciones, aseguró que están «siendo conejillos de indias de este artilugio nuevo que han puesto y estamos hartos; nos jugamos mucho y un punto te puede dar la salvación».

Ni Joaquín ni Alcaraz

Joaquín no se entrenó ayer con el resto de sus compañeros por unas molestias en la espalda, «nada grave» como afirmaría él mismo, al igual que Alcaraz, que tampoco participó sobre el césped del trabajo de recuperación de los titulares de ayer. El resto de futbolistas completaron una sesión más intensa que contó con el refuerzo de Raúl Navarro del filial y los juveniles Baba, Dalisson y David.

En los Anexos la buena noticia la protagonizaron Keko y Verde que, aunque aún al margen del resto, tocaron balón ya con intensidad.

El equipo blanquivioleta descansa mañana y regresará el martes a las 11:00 a los entrenamientos.