Fútbol | Primera División

De Calero a Messi; dos trayectorias que convergen en Zorrilla

Stuani y Fernando Calero pelean la posición en el debut del blanquivioleta en Primera División./Eddy Kelele
Stuani y Fernando Calero pelean la posición en el debut del blanquivioleta en Primera División. / Eddy Kelele

El central de Boecillo se enfrentará el sábado al máximo goleador de la historia de la liga española

J. A. Pardal
J. A. PARDALValladolid

16 de octubre de 2004. El FCBarcelona se enfrenta al Espanyol y en el minuto 82 Frank Rijkaard da entrada al césped a un futbolista llamado Leo Messi. Empezaba la leyenda de uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol.

A unos 680 kilómetros de distancia, en un campo mucho más modesto comenzaba, casi a la par, la historia de otro futbolista, Fernando Calero, que disfrutaba de sus primera patadas en la cantera blanquivioleta. «¡Puf!, yo debía de estar en mi primera o segunda temporada en el Real Valladolid, en benjamín o alevín...», recuerda sorprendido cuando intenta echar la vista atrás y compara su historia con la del futbolista de Rosario. El central titular del Pucela, nacido en Boecillo el 14 de septiembre de 1995, tenía poco más de nueve años cuando Messi anotó su primer tanto oficial con el primer equipo blaugrana, hito que consiguió frente al Albacete unos meses después de su debut.

La suerte y los inescrutables caminos del fútbol profesional han querido que el próximo sábado veterano y novel se junten en la misma parcela del césped del Nuevo José Zorrilla, con intereses muy diferentes. El primero intentará marcar y el segundo luchará con todos sus medios para que no lo consiga hacer.

Leo Messi suma hoy en día 33.627 minutos en Primera División, por los 90 del pucelano, que debutó en la categoría el pasado viernes en Montilivi frente al Girona. Pese a ello, el miedo o los nervios no caben en el lenguaje del central. «Es un salto grande porque hace dos años estaba jugando en Segunda B. He ido haciendo las cosas bien para poder ganarme esta oportunidad de poder participar contra los mejores del mundo», rememora. «Todas las semanas les veía jugar por la tele, tenía lejos jugar contra ellos, pero por suerte se va a dar esta oportunidad». Pese a la gran diferencia que a priori podría presumirse entre ambos contendientes, Calero lo tiene claro;«en un partido de fútbol todo puede pasar, y más aún en nuestro estadio. Lo conocemos bien y vamos a salir a por todas para intentar hacer un buen partido y sacar un buen resultado».

Tal vez estaría más impresionado ante el salto que está dando si alguno de los que se va a encontrar sobre el campo el próximo sábado fuese su ídolo de juventud, pero para él solo hubo uno. «Me gustan muchos jugadores de los últimos años, pero no me fijo especialmente en nadie. Seguí a Zidane desde pequeño y me dejó marcado para siempre», relata.

Habla por sus compañeros Anuar y Toni Villa cuando recuerda que el del sábado será «un partido muy bonito en el que queremos seguir demostrando por qué hemos llegado hasta aquí», y vuelve a personalizar cuando se centra en el trabajo que tendrá que hacer; «defender a los mejores jugadores del muno es una oportunidad más y hay que hacerlo con la máxima ilusión y lo mejor posible, porque se va a necesitar nuestra mejor versión para conseguirlo».

Algunos días después de su debut y ya digerida la primera toma de contacto con la máxima categoría del fútbol español, para el bravo central lo más impactante ha sido «la calidad técnica de los jugadores». «Es la gran diferencia que he encontrado respecto a Segunda. Cuesta mucho quitar el balón a los rivales y sabes que no puedes concederles nada, porque a la mínima oportunidad que tengan va para adentro».

Por todo ello, y visto lo visto tras el choque en Montilivi, Calero lo tiene claro:«los equipos pierden pocos balones y hay que estar atento los noventa minutos». Desde luego, el partido del próximo sábado le exigirá su nivel más alto.

 

Fotos

Vídeos