El Celta que claudicó ante el Pucela sumaba 37 millones en el banquillo

Leo Suárez miembro de un banquillo más humilde que el del Celta y autor del tercer gol del Pucela, salta al campo. /RAMÓN GÓMEZ
Leo Suárez miembro de un banquillo más humilde que el del Celta y autor del tercer gol del Pucela, salta al campo. / RAMÓN GÓMEZ

La inversión celeste en jugadores que utiliza como reservas es superior al límite salarial del Pucela para esta temporada

Fernando Bravo
FERNANDO BRAVOValladolid

El centrocampista danés Emre Mor, 13 millones; el delantero ugandés Pione Sisto, 6;el centrocampista madrileño Fran Beltrán, 8; el defensa paraguayo Júnior Alonso, 5, y el también centrocampista danés Mathias Jensen, 5 millones, sumaban ayer una inversión de 37 millones de euros en el banquillo del Celta de Vigo cuando comenzó el partido de la quinta jornada que enfrentaba al equipo gallego con un mucho más modesto Real Valladolid. En el banquillo celtiña estaban también Rubén Blanco, y el canterano de origen alemán Dennis Eckert , que tampoco saltaron al campo durante el encuentro contra el Real Valladolid

Las cifras que acompañan el nombre de los reservas que convocó el técnico argentino Antonio Mohamed, recogidas por el periodista de El Desmarque Alberto Bravo, corresponden a lo que el equipo gallego ha pagado por su fichaje, aunque el valor de mercado de algunos de ellos, jóvenes promesas en ocasiones, podría ser muy superior. Es el caso de Beltrán, de 19 años, 'arrebatado' al Rayo Vallecano al abonar su cláusula de 8 millones, cuya cláusula de rescisión oscila entre los 30 y 45 millones de euros.

El Celta de Vigo tiene en algunos casos algunos problemas con jugadores de este tipo con los que el actual entrenador, el argentino Antonio Mohamed, 'Turco', no cuenta, lo que supone casi una frivolidad económica, cada jornada que se sientan en el banquillo. Es el caso de Emre Mor, que el año pasado apenas disputó cuatro encuentros con el equipo gallego, a pesar del gran desembolso realizado por el Celta.

El potencial económico del Celta, cuyo límite salarial (fichajes y salarios, incluidos los técnicos) para le presente temporada ronda los 51 millones de euros, está muy por encima del que tiene el equipo que fue su adversario el pasado sábado en Balaídos y ante el que claudicó a pesar de adelantarse en el marcador, en dos ocasiones por dos goles de ventaja, un Real Valladolid cuyo límite, establecido por el porcentaje que permite la liga sobre el presupuesto, es esta temporada de 22 millones de euros.

Se entiende así mejor el indisimulado enfado de Antonio Mohamed con sus jugadores al acabar el partido. En la sala de prensa reprochó la actitud de algunos miembros de su millonaria plantilla –uno de los más evidentes fue el caso del abúlico Sisto– con reflexiones como «un equipo serio no se deja empatar un partido en su campo, teniendo dos goles de ventaja».

El empate del Real Valladolid en Balaídos tiene, si cabe, mayor valor cuando se compara la inversión que cada uno de los clubes ha hecho en sus jugadores. En el caso del Real Valladolid, la inversión de los jugadores del banquillo probablemente no superaba el millón de euros.

 

Fotos

Vídeos