El Celta se desangra cerca de su portería

Wesley Hoedt, en su etapa con la Lazio, debuta en Valladolid con la camiseta del Celta. /Horcajuelo-EPA
Wesley Hoedt, en su etapa con la Lazio, debuta en Valladolid con la camiseta del Celta. / Horcajuelo-EPA

El equipo vigués inició la temporada con cinco centrales y ha tenido que fichar a Hoedt porque Cabral y Roncaglia no cuentan para Cardoso

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

No es el de la defensa un debate nuevo en Vigo. Se habló con Berizzo, también con Unzué, se volvió a criticar con Mohamed y Cardoso no es una excepción. El Celta se desangra cerca de la portería, y la pesadilla que sufre este año no es casual ni ha surgido por generación espontánea. Llevan en Vigo muchas temporadas respirando por la herida abierta en defensa, y las sucesivas planificaciones no han hecho sino tropezar en la misma piedra. El último en resbalar es Felipe Miñambres, actual director deportivo al que se le acusa de no haber reforzado la zaga con plenas garantías, además de contar con tres jugadadores de similares características y alto nivel en el mismo puesto (Okay, Lobotka y Beltrán).

Con cinco centrales comenzó la temporada el Celta de Mohamed y el paso del tiempo ha ido dejando sin efectivos al Celta de Cardoso, que esta misma semana se ha visto reforzado con la llegada del holandés Wesley Hoedt, cedido por el Southampton, y que formará de inicio ante el Real Valladolid.

Tras la marcha del paraguayo Júnior Alonso a Boca Juniors y la lesión de David Costas –rotura fibrilar en el muslo derecho–, Araújo y el propio Hoedt son los únicos centrales reales de la plantilla, ya que ni Cabral ni Roncaglia –muy cerca de abandonar la disciplina celtiña– cuentan para Miguel Cardoso.

La lesión de Costas ha descompuesto la línea defensiva; sin él ha encajado 8 goles en los tres últimos partidos

Ocho jornadas lleva el portugués en el banquillo gallego y solo en las cuatro primeras pudo repetir línea defensiva (Hugo Mallo-Araújo-Costas-Juncá), justo hasta la lesión de Costas. Al margen de lo precario de la zaga, tampoco el rendimiento está siendo el deseado, primero con Mohamed a quien se acusaba de un juego demasiado alegre y condescendiente con los rivales y ahora con Cardoso, acostumbrado a armar sus equipos desde la posesión de balón con los defensas incorporándose al centro del campo. En vista de la creciente fragilidad defensiva con el paso de las fechas, el portugués ha tenido que cambiar de hoja de ruta y dedicar más tiempo de lo habitual a trabajar con sus zagueros en los entrenamientos.

No es caprichoso su empeño en el último mes en incidir en aspectos defensivos, toda vez que la del Celta es la cuarta defensa más goleada del campeonato (ha encajado 34 tantos), solo superada por la del Huesca (39, Levante (40 con los cinco encajados ayer) y Rayo (36).

De los 34 que ha recibido, 14 corresponden a la etapa Cardoso en los ocho partidos que lleva al frente de la nave, saldados con 2 victorias, 1 empate y 5 derrotas.

Una vulnerabilidad que se traduce en cuatro derrotas consecutivas y el cargo de Cardoso en el alambre apenas dos meses después de llegar aVigo.

«No estoy preocupado»

Pese a que desde tierras gallegas se apunta a que el puesto de Cardoso podría correr peligro si no puntúa hoy en Zorrilla, el entrenador portugués aseguró ayer no estar «preocupado» por su futuro. «No tengo tiempo para pensar si mi cargo está en peligro. Hay una ilusión muy grande entre nosotros y si el entrenador no tiene la ilusión de trabajar como si fuese el primer día no va a aportar, sino a restar. Por respeto a mis jugadores no me preocupa mi posición», manifestó en la previa del partido ante el Valladolid.

El preparador no quiso hablar de final, aunque no ocultó que es un partido «muy importante» porque necesitan «sumar puntos» después de encadenar cinco jornadas sin ganar, lo que ha situado a su equipo al borde del descenso.

«En el partido del Valencia perdimos algo de intensidad y nos penalizó mucho. Continúo a sentir que somos muy competitivos pese a que este mes de enero nos está haciendo daño. Las tres últimas derrotas nos han penalizado. Hay que quebrar esta racha. No se puede perder partidos cuando no eres peor que el rival», advirtió.

Miguel Cardoso valoró el fichaje del central holandés Wesley Hoedt, un futbolista que, a su juicio, aportará «calidad» y «experiencia» al Celta, equipo al que no tardará en adaptarse porque «hay jugadores que hablan inglés y él también entiende el español».