De color verde esperanza

Daniele Verde celebra con los brazos extendidos su gol de falta al Espanyol./R. Gómez
Daniele Verde celebra con los brazos extendidos su gol de falta al Espanyol. / R. Gómez
TONY POLA

Algunos periodistas deportivos son muy dados a los juegos de palabras, licencia literaria que en algunos casos acaba por dejarnos titulares que, seguramente, no veríamos en las noticias de otra temática. Todos hemos leído, a veces con algo de vergüenza ajena, como ciertos medios tiran de chascarrillos para titular una crónica. En otras ocasiones, también es justo decirlo, el periodista sabe cómo resumir perfectamente con audacia lo que ha sido un partido, una rueda de prensa o una entrevista. El fin de semana nos dejó en LaLiga dos partidos radicalmente opuestos que, curiosamente, acabaron en empate. Por un lado, Valencia y Athletic cosecharon un soso cero a cero que un medio nacional describió con el acertado titular: 'Partido para mirar el móvil'. Ciertamente, valencianos y vascos ofrecieron un espectáculo impropio de la que dicen es la mejor liga del mundo.

Radicalmente opuesto, para no pestañear, fue el encuentro que nuestro Pucela disputó el viernes, retransmitido en abierto para toda España. El destino quiso que resultase decisivo el gol de un italiano con las medias bajas y un apellido que es todo un caramelo para los comunicadores. El tanto de Verde coincidió este fin de semana con una numerosa marcha contra el cáncer en Valladolid; una concentración en la que, curiosamente, el color verde fue el símbolo de la solidaridad vallisoletana.

El azar, por tanto, ha puesto estos días en bandeja a los compañeros periodistas algunos de los titulares de la jornada. Pucela se tiñó de verde y saltó a la prensa nacional por dos motivos muy distintos unidos por un mismo tono. Por un lado, 53.000 personas respaldaron haciendo ejercicio una causa preciosa. Por el otro, aunque sea ciertamente con un tema más superficial, la ciudad acapara estos días titulares debido al gran momento del equipo de fútbol (también me gustó mucho que Valladolid volviese a disfrutar de la Selección de balonmano, por cierto).

El verde esperanza ha llenado de alegría a la ciudad; un municipio que algunos tildan de frío, pero que juntó a más de 50.000 personas solidarias y que reunió a cerca de 20.000 fieles una noche de viernes para ver a su equipo. Mientras el violeta se abre camino en Pucela (Ronaldo comienza a preocuparse por temas como adecentar algunas zonas del estadio o volver a abrir la tienda oficial en Zorrilla), otro color se instaló momentáneamente este fin de semana en el corazón de muchos vallisoletanos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos