Fútbol | Primera División

Test de profesionalidad para Pichu Cuéllar

Cuéllar bloca el balón sobre el césped de Zorrilla ante el lamento de Enes Ünal./G. Villamil
Cuéllar bloca el balón sobre el césped de Zorrilla ante el lamento de Enes Ünal. / G. Villamil

El guardameta, que termina contrato y no ha renovado, ya negoció en su día el fichaje por los blanquivioletas

J. A. Pardal
J. A. PARDAL

El guardameta emeritense se enfrenta por segunda vez al Real Valladolid desde que el pasado verano estuviese muy cerca de recalar en el conjunto de Zorrilla en una operación que el club pepinero terminó por bloquear. La dirección deportiva vallisoletana llegó a acordar con el cancerbero todos los términos de su contratación pero pretendía que recalase en Valladolid sin que el traspaso tuviera ningún coste, como ocurrió cuando Cuéllar firmó por los pepineros procedente del Sporting de Gijón. Finalmente este extremo no se cumplió y el meta, que llegó a no viajar a los partidos de pretemporada del equipo de Pellegrino, terminó siendo titular en el primer partido de liga a mediados de agosto.

Los blanquivioletas, hartos de esperar y apremiados por el final del mercado de fichajes, concretaron finalmente la cesión de Yoel, procedente el Eibar, y dejaron de esperar por el portero emeritense que desde entonces ha disputado 29 encuentros con el conjunto blanquiazul.

Pero club y jugador no se quedaron quietos: esperaron a que llegara el 1 de enero, cuando ya podía negociar libremente el cancerbero, y acordaron el fichaje, que aún no se ha hecho público para evitar perjudicar al futbolita ante la que aún es su afición

De 34 años, Pichu Cuéllar termina el próximo 30 de junio su contrato con el Leganés y aún no ha renovado, lo que le faculta desde el pasado 1 de enero a negociar con cualquier club y todo apunta a que el interés del Real Valladolid en contar con sus servicios no se disipó con el cierre del mercado de fichajes de verano el 31 de agosto. Así, Cuéllar defenderá la meta y de paso la permanencia en Primera División de su actual equipo y lo hará frente a su posible club de destino del próximo curso, algo que le colocará bajó la lupa de los aficionados desde el primer minuto hasta el final del encuentro.

Algo que no preocupa en exceso al propio Pellegrino. «Tenemos en este equipo muchos jugadores que terminan contrato. Los que terminan llegan los agentes con ofertas de otros clubes. Pasó anteriormente con Unai Bustinza, que hubo rumores. Yo me remito a lo que veo de mi jugador todos los días y el comportamiento de Cuéllar desde que iniciamos hasta hoy ha sido ejemplar», asegura. «Es uno de los jugadores de más experiencia en el equipo, un espejo para los demás la manera en la que entrena y compite. Me agarro a esas cosas, no puedo controlar lo que se maneja desde fuera. Ha sido ejemplar el profesionalismo mostrado desde que llegué yo», apunta.

La situación a la que se enfrenta ahora solo dista de la que vivió en el Nuevo José Zorrilla en el mes de diciembre en la altura diferente en la que se encuentra el campeonato. En el encuentro de la primera vuelta de la Liga, al que el conjunto blanquivioleta llegaba decimotercero y el Leganés decimoséptimo, Cuéllar completó cuatro paradas en seis tiros a portería, mientras que Masip detuvo uno de los cinco disparos del 'Lega', en un choque que terminó con un 2-4 muy doloroso para los intereses pucelanos. Cuéllar llegó al Leganés en el verano de 2017 procedente del Sporting, del que formó parte durante nueve temporadas en las que disputó un total de 211 partidos entre Primera y Segunda División y la Copa del Rey. Formado en las categorías inferiores del Mérida UD, firmó por el filial del Atlético de Madrid en 2003 y llegó a disputar 11 partidos con el primer equipo colchonero entre las temporadas 2004-2005 y la 2005-2006, antes de recalar por un año en el Eibar. También llegó a ser internacional con la sub-21.