Real Valladolid

«Hemos superado los intentos de desestabilización del club», afirma Miguel A. Gómez

Miguel A. Gómez, director deportivo del Real Valladolid. /G. Villamil
Miguel A. Gómez, director deportivo del Real Valladolid. / G. Villamil

El director deportivo afirma que dispone de «18 o 19 millones de presupuesto para plantilla, cuerpo técnico y fichajes»

FERNANDO BRAVOValladolid

No soltará prenda sobre ninguna incorporación hasta que no esté firmada, pero accede a comentar la posibilidad de la salida de algún jugador, sin admitirlo, como en el caso de Becerra. «Nos preocupa su futuro». Mantiene que el peor momento desde su llegada ha sido el intento de desestabilizar el club [el órdago de los vicepresidentes] pero sostiene que es algo superado y no contempla que Suárez deje el club.

–¿De cuánto dinero dispone para fichajes?

–Nos lo tiene que confirmar la Liga. No hablamos de 'pasta' para firmar, lo que tienes es un presupuesto para la plantilla, incluido cuerpo técnico. Será muy limitado: en torno a 18 o 19 millones, que incluyen salarios, traspasos, incorporaciones... Yo tenía una idea, que era crear patrimonio pero si asumimos que tenemos que pagar la deuda, es más difícil. Tendremos que buscar la ayuda de clubes que quieran colaborar con nosotros.

–¿Cómo puede convencer a la afición de que hay que esperar para fichar?

–No podemos perder nuestra identidad. La gente se tiene que sentir orgullosa y seguir juntos como en estos últimos meses. Sea quien sea el que se ponga la camiseta, tenemos que estar todos unidos, porque la va a defender dando el 200% de lo que tiene. Es la clave; no podemos engañar a la gente. Es el presupuesto que hay, el dinero es ese, no hay más. Creo que vamos a configurar un bloque competitivo a partir del 2 de septiembre. Igual las dos primeras jornadas de Liga no está la plantilla definitiva y entiendo el nerviosismo del aficionado, pero tenemos que trabajar en silencio, con discreción.

–¿Por qué siete jugadores más?

–Es lógico: son dos o tres delanteros, dos o tres extremos, un central, a lo mejor un portero...

–¿Tras el ascenso siente que, cumplido el objetivo tiene menos razones para seguir en el Valladolid?

–Carlos (el presidente) me contrató para estar en Primera en un periodo de tres años, y lo hemos conseguido en el primero. Pero tenemos más retos, como la mejora de infraestructuras, la permanencia o darle un cambio total al club, si nos dejan.

–¿Cuál ha sido el peor momento?

–Lo único que me molesta de estos meses ha sido la inestabilidad en cuanto a la institución. Es lo único que quizás no esperaba pero es cierto que la institución ha sido bastante fuerte ante ataques y rumores en pleno 'play-off' para desestabilizar al equipo. Ningún ataque o rumor consiguió su objetivo de desestabilizar el club; lo hemos solventado bien. Ahora somos felices trabajando, haciendo equipo y configurando cómo puede ser la ciudad deportiva, pidiéndole al presidente un tejado para la tribuna....

–¿Garantiza entonces su permanencia en el club?

Siempre y cuando tenga libertad para trabajar, y me dejen, seguiré estando motivado. Siempre que tenga objetivos, no solo con respecto al primer equipo, sino también a la cantera y a la afición. En infraestructuras tenemos mucho margen de mejora. Hay que darle calidad al socio, por ejemplo en los Anexos, me gustaría incrementar el número de campos de entrenamiento, vestuarios en condiciones... Tengo ideas y motivación, la clave es que vea que lo puedo hacer. Yo seguiré mientras pueda trabajar con libertad y autonomía, si se meten en mi área, que no es el caso, quizás no.

–¿Y si cambia la propiedad?

–La incertidumbre no es buena, todos los empleados tienen familias, si hubiera un cambio en el club... eso genera inquietud en los empleados y tampoco facilita fichajes... Suárez me convenció para que abandonara dos proyectos de categoría superior parar llega aquí. A él y a su familia les estaré siempre agradecidos. Me han dejado trabajar con libertad y he estado cómodo. Carlos ha pasado de ser un ejecutivo a ser propietario y me cuesta pensar que no va a estar en el club. Creo que Carlos no se va a ir.

–¿Cuál será la clave de la permanencia?

–A veces da la impresión de que son los fichajes, los que van a venir. Pero no es solo eso. También está el bloque de los que consiguieron el ascenso. Ellos demostraron que son de Primera. Tenemos jugadores cuyos agentes me llamaron con ofertas para venderlos y luego han sido muy importantes este año. Dos de ellos especialmente y decidí no venderlos cuando lo fácil hubiera sido pensar en la aportación económica. Los jugadores lo saben porque vinieron a mi despacho. El trabajo fue convencerlos para que se quedaran, pese a que alguno en la temporada anterior no le había ido tan bien. Eso es un trabajo que no se ve.

 

Fotos

Vídeos