El efecto mariposa en el Real Valladolid

El autor repasa la evolución del Real Valladolid en los últimos tiempos de puertas hacia adentro a propósito de la última polémica por la venta del estadio

Carlos Suárez, Ronaldo Nazário, y Óscar Puente, en una imagen del día de la llegada del brasileño a Valladolid. /R. Gómez
Carlos Suárez, Ronaldo Nazário, y Óscar Puente, en una imagen del día de la llegada del brasileño a Valladolid. / R. Gómez
CARLOS PÉREZValladolid

Dice el refranero que cuando el sabio señala a la luna el necio mira al dedo. No se trata de identificar con este adagio quién señala y quién mira, se trata de demostrar que cuando tenemos que mirar todos a la luna, hay gente incitando a mirar al dedo. Así que quiero hablar del por qué más que del qué.

Nos estamos jugando la vida en el aspecto deportivo. Y además ese aspecto deportivo lleva implícito un cambio en lo social. Un salto cualitativo y cuantitativo que puede provocar que en unos años nos acordemos de estas fechas como el principio del cambio.

Ya hace unos años antes de la llegada de Ronaldo se produjo un cambio en el club y se empezó a mirar hacia dentro y a trabajar con la cantera. Así, con la llegada de Braulio y Cata se empezaron a ver cambios. Estructura la de estos que quedó en nada al lado del equipo de trabajo de Miguel Ángel Gómez. Mientras esto ocurría, también se estaba trabajando en mejorar otros aspectos y hemos visto una modernización en todas las estructuras del club en los últimos tres años. Algún aspecto resultó fallido por culpa del exceso de celo de un triste protagonista. Ejemplo de ello son el fracaso del XII Pucela, una gran idea pésimamente desarrollada o la pretendida modernización del departamento de comunicación que fue a peor por quitar a dos de las personas más eficientes del Real Valladolid que además sienten al club como suyo para poner a un grupo de incapaces quintacolumnistas.

Con la desaparición de ese siniestro personaje y la compra del club por parte de Ronaldo Nazário esos proyectos ideados tiempo atrás por parte de Carlos Suárez se ven potenciados ante la previsible entrada de más capital. Aparentemente la estructura económico-deportiva creada por Ronaldo está formada por profesionales que saben de esto. Yo puedo discrepar y lo haré si se confirma la salida de Miguel Ángel Gómez del club, pero me puedo aguantar tres semanas. Ahora es momento de apoyar al equipo.

Quizá Espinar se equivoque en la forma, no en el momento si queremos empezar a reformar en cuanto acabe la liga. Pero tengo claro que el alcalde apaga el fuego con gasolina. Y tengo claro que ese fuego se ve avivado porque de repente empieza a soplar el viento. Ese viento que viene de un 'efecto mariposa'. Si la teoría de ese efecto mariposa dice que el aleteo de una mariposa en el Pacífico puede provocar un tornado en el Atlántico, yo digo que hay susurros en la ribera del Duero que provocan chillidos en la ribera del Pisuerga.

Espero que esto no nos afecte de la misma forma que espero que los que no pueden dormir por no tener la conciencia tranquila recapaciten. El caso es que tengo más confianza en lo primero que en lo segundo porque suelo creer en los profesionales más que en los soldados de fortuna.