Rápido de Bouzas 0 - Real Valladolid B 0

Empate sin goles para alargar la racha sin victorias

Imagen de archivo del partido del Valladolid B ante el Coruxo. /Henar Sastre
Imagen de archivo del partido del Valladolid B ante el Coruxo. / Henar Sastre

Los de Miguel Rivera suman un punto y cortan la racha de los gallegos, que llegaban con tres victorias consecutivas

OPTAVigo

El Real Valladolid B no pudo pasar del empate en su visita al Rápido de Bouzas en un choque ajustado y encadena ya cuatro encuentros sin conocer la victoria. Un partido sin goles ante el penúltimo clasificado del grupo que se mostró bastante sólido a nivel defensivo durante los noventa minutos aunque no estuvo muy inspirado de cara a la meta contraria. Los pucelanos tuvieron más el esférico y dispusieron de un par de ocasiones para hacerse con la victoria pero no tuvieron acierto y el choque finalizó con el 0-0 inicial. El cuadro blanquivioleta supo frenar, de este modo, la racha de tres victorias consecutivas que acumulaba el conjunto vigués y se mantiene, con 25 puntos en su casillero, ocupando la posición de promoción de permanencia.

0 Rápido de Bouzas

Brais, Adrián, Coti, Toni Jou (Moriño m. 61), Iago López, Quico, Javi Sánchez, Armando, Youssef, Diego Diz (Rodri m.69) y Sergio Santos (Clausi m.61).

0 Real Valladolid B

Samuel, Apa (Abel Pascual m.90), Mario, Salisu, Corral, Carrascal, Javi Pérez (Raúl Navarro m.83), Kike Pérez, El Hacen, Zalazar y Pedrosa.

árbitro:
Alonso Prendes (comité asturiano). Amonestó a los locales Adrián, Mouriño y Brais; y a los visitantes y Salisu y Abel Pascual.
goles:
No hubo.
incidencias:
Baltasar Pujales. 600 espectadores.

El encuentro comenzó con el equipo de Miguel Rivera echado hacia adelante, tratando de hacer daño por los flancos del Baltasar Pujales a un Rápido de Bouzas que acumulaba jugadores en el centro, con ese esquema romboidal introducido hace dos jornadas por su entrenador, Míchel Alonso. Sin embargo, la solidez defensiva del equipo local, auspiciada por las reducidas dimensiones del terreno de juego y la proximidad de sus líneas -los jugadores se acumulaban en el carril central desde el mediocampo y se plegaban prácticamente con su zaga- provocaron que la profundidad ofensiva de Pedrosa, Javi Pérez y Zalazar no pudiese materializarse en ocasiones claras de peligro durante la primera mitad.

Las oportunidades más claras, de hecho, cayeron sobre la portería de Samuel durante los primeros 45 minutos, en jugadas aisladas que los futbolistas de Míchel Alonso aprovecharon para encontrar a Youssef, referencia ofensiva local, quien sin embargo no mostró acierto de cara a portería y se topó con la seriedad defensiva del conjunto vallisoletano. En lo referido al Valladolid B, la ocasión más clara del primer tiempo estuvo en los pies de Zalazar en una incorporación desde la izquierda que finalizó con un remate algo limitado por la presión defensiva y terminó estrellándose contra el cuerpo del meta local.

En la segunda parte, el Rápido de Bouzas efectuó varios cambios para abrir el campo y encontrar mayor profundidad ofensiva y, al descongestionarse la zona central, el Valladolid B encontró más huecos para acceder a la portería de Brais. Mediada la segunda parte llegó, de hecho, la ocasión más clara del encuentro para el conjunto visitante, en un remate de Dani Pedrosa que se coló en la portería rival pero que fue finalmente anulado por fuera de juego.

En los minutos finales, el encuentro se enfangó. Movidos por el nerviosismo que produce la situación clasificatoria de ambos equipos -el Rápido ocupa actualmente la penúltima posición- y el miedo a caer derrotados, el juego se estancó en el mediocampo y el desarrollo físico se endureció, algo quizá motivado por el cansancio de un encuentro largo, trabajado y de máxima igualdad. Finalmente, el duelo se cerró tal y como había comenzado: con igualdad, sin goles y con dos equipos que continúan sumidos en la parte baja de la tabla clasificatoria.

 

Fotos

Vídeos