Fútbol | Primera División

La flojera defensiva le cuesta una goleada al Real Valladolid en Huesca

Alcaraz intenta llevarse el balón ante una entrada de Yangel Herrera. / Javier Blasco-EFE

El partido se acabó para los de Sergio con el segundo y el tercer gol locales, conseguidos en los primeros ocho minutos de la segunda parte

J. A. Pardal
J. A. PARDALValladolid

Severo revolcón el sufrido por el Real Valladolid en El Alcoraz en la noche de este viernes. El colista Huesca le infligió un durísimo 4-0 a los de Sergio en un partido en el que el VAR, que anuló un gol de Óscar Plano y validó otro de Chimy Ávila, fue una anécdota ante la horrible actuación de la defensa blanquivioleta, que falló en todos los tantos de los oscenses.

El Real Valladolid salió de inicio con la intención de dominar el partido, algo que logró durante los primeros compases. Las revoluciones de Keko le servían para llevar peligro al área rival, pero sería a balón parado, en una jugada ensayada en un córner, como llegaría la primera jugada de peligro. Alcaraz remató en plancha, pero el balón se topó con la rodilla de Santamaría cuando ya se iba a introducir en la portería.

4 Huesca

Santamaría; Etxeita, Insua, Pulido, Miramón, Javi Galán, Herrera (Musto, min. 71), Rivera, Moi, Cucho Hernández (Chimy Ávila, min, 76) y Enric Gallego (Ferreiro, min. 89)

0 Real Valladolid

Masip; Antoñito, Kiko Olivas (Anuar, min. 82), Calero, Nacho, Borja, Alcaraz, Keko (Hervías, min. 63), Toni (Enes Ünal, min. 54), Óscar Plano y Sergi Guardiola

Árbitro
Munuera Montero (Comité Andaluz) amonestó a los locales Cucho Hernández, Insua, Javi Galán, Pulido, Marcelo y Musto y a los visitantes Anuar y Calero.
Goles
1-0, Enric Gallego minuto 18. 2-0, Pulido, minuto 49. 3-0, Moi Gómez, minuto 52. 4-0, Chimy Ávila, minuto 76.
Incidencias
Partido disputado en El Alcoraz de Huesca ante poco más de 6.000 espectadores.

El duelo era por entonces un correcalles en el que no había centro del campo y se sucedían los balones largos desde una y otra área. Fruto de ello, en un despeje de Pulido, llegó el primer tanto del encuentro. Cucho Hernández peinó la pelota tras estorbar a Kiko Olivas (14 centímetros más alto que él) y Enric Gallego, que se llevó el rebote ante Calero, condujo hasta enfrentarse a Jordi Masip para batirle por bajo y estrenarse como goleador en Primera.

Vídeos

Era el minuto 18, pero esa jugada determinó lo que quedaba de partido. El Huesca ganó por intensidad y ganas, pero también por acierto, porque en el arranque de la segunda parte convirtió en sendos tantos sus dos primeras ocasiones.

Primero fue Pulido, que remató con cierta fortuna un córner a los cuatro minutos de la reanudación, y después, en el 52, Moi Gómez, que batió a Masip tras una jugada con cinco rebotes en la que Borja, Nacho, Calero y Kiko Olivas fueron incapaces de despejar el esférico.

Ahí se terminó la competitividad en el choque, porque los de Francisco no bajaron el pistón y el Real Valladolid fue incapaz de siquiera acercarse a ese nivel de intensidad, y mucho menos de acierto.

Sí que logró encontrar el camino del gol Óscar Plano, pero lo hizo en un claro fuera de juego que, sorprendentemente, no señaló el asistente, dejando sobre el VAR la responsabilidad de anularlo; cosa que hizo.

Con la mente de los futbolistas del Real Valladolid fuera del partido llegó el revolcón final cuando Chimy Ávila, que no llevaba ni un minuto en el campo, encontró un hueco entre los defensas para correr un balón largo y batir a Masip. El tanto también tuvo incertidumbre por el videoarbitraje, que terminó por validar la posición del argentino en el momento del pase en profundidad.

Toca lamerse las heridas y recomponer la defensa. No solo por el fatal partido firmado en Huesca, sino porque Calero vio la quinta amarilla del curso y no podrá jugar contra el Villarreal, una cita que ha redoblado su importancia tras el tremendo tropezón en las tierras del Alto Aragón.

 

Fotos

Vídeos