Real Valladolid

«Hay cosas que no funcionan como yo quería; si volviese atrás, alguna cosa no la haría igual»

El técnico de Villagarcía posa en la zona de banquillos de Zorrilla/Gabriel Villamil
El técnico de Villagarcía posa en la zona de banquillos de Zorrilla / Gabriel Villamil

El míster gallego tiene como objetivo parar la sangría defensiva, que lo coloca como segundo equipo más goleado de Segunda

Fernando Bravo
FERNANDO BRAVOValladolid

Ni un reproche para su entorno, pero crítico consigo mismo. Luis César Sampedro pone un punto de optimismo en el horizonte porque dice estar convencido de que tiene los recursos para mejorar los resultados en la segunda vuelta lo que, casi de forma matemática, le convertiría al menos en equipo de ‘play-off’. Asegura Luis César Sampedro que la justicia es un concepto que, en fútbol, cada uno la acomoda a sus intereses;mantiene que no ha reclamado jugadores para el mercado de invierno, aunque no cierra la puerta a que se renueve el vestuario; insiste en que el mérito de tener el pichichi es del jugador [Mata] que marca los goles, aunque sin perder de vista su sistema de juego, que se vuelca con los delanteros. Por eso también tenía el año pasado al pichichi [Joselu] en el Lugo. Dice no envidiar a ningún colega de Segunda, pero no le duelen prendas reconocer la gran primera vuelta que esta haciendo Rubi, en el Huesca. Curiosamente, un entrenador que le precedió hace dos temporadas en el Real Valladolid.

–A la vista de los resultados tras la primera vuelta, ¿repetiría el sistema utilizado?

–Los sistemas, los estilos y todo lo que rodea la vida futbolística de un equipo, se valoran por los resultados. Si ganas es bueno; si no, no. No he ganado lo que esperaba, así que igual modificaría algo. Soy crítico conmigo, no vivo de espaldas a la realidad de mi equipo. Evidentemente, tengo mis convicciones pero no puedo ser un necio. Hay cosas que no funcionan como yo quería. Si volviese atrás, alguna cosa no la haría del mismo modo.

–Su sistema devolvió la alegría –los goles– al juego del Real Valladolid en las primeras jornadas, pero se fue desinflando.

–Al final, esto va de clasificación. En los primeros partidos de la temporada marcábamos goles y encajábamos goles pero estábamos entre los primeros y ahora, no. Por eso se cuestiona todo y es normal.

–¿Para usted también es más importante la clasificación, por encima del juego?

–Para mí a lo mejor no, pero a un entrenador se le evalúa en función de las victorias y las derrotas. Nadie evalúa al entrenador por el trabajo que hace día a día ni a nadie le interesa; así está establecido y aceptado por todo el mundo. A mí nadie me evalúa por lo que trabajo y lo que hago. Hay una realidad clara y es que nuestro equipo es el segundo que más goles ha encajado. Creo que no es el que más concede, pero sí el segundo que más encaja y tengo que modificar esa realidad, que nos hace daño a todos. Si pudiese volver atrás modificaría algo táctico, pero queda mucha Liga, y lo digo convencido. Si esta entrevista me la hacen teniendo cinco puntos más, diría lo mismo. Aunque estuviera entre los tres primeros mantendría que queda mucho, aunque con más puntos sería más creíble. Porque los que están delante de mí no han conseguido nada. Y con esa lógica, si a ellos les queda un mundo por recorrer, a nosotros, también. Es una realidad, queda un mundo, tiempo para modificar cosas.

–Cuando se habla de jugadores que abandonarán el equipo en enero se utiliza a menudo la palabra ‘injusto’ para explicar por qué no han tenido minutos. ¿Siente que ha sido injusto con algún jugador?

–Cada uno pone la medida de la justicia donde no le perjudica. Yo hago alineaciones para ganar. Soy el primer perjudicado si no ganamos. A mí me evalúan por los resultados de mi equipo. Soy el primero que quiere ganar porque soy el primer perjudicado si pierdo. Si modifico alineaciones y jugadores es porque busco la victoria. Si hubiese ganado más, hubiese modificado menos. Lo de la justicia, cada uno la establece según sus intereses. Y yo marco la mía. Trato de ser un tipo fiable y ganar partidos para no tener problemas. El que tiene más problemas si no ganamos, soy yo, antes que cualquier jugador.

–¿Cree que podría haber hecho algo diferente, algo mejor con esta plantilla, o siente que le ha sacado el máximo partido?

–Las cosas no me funcionan como pensaba y por eso tengo que hacer modificaciones. Hay tiempo para todo. Hay tiempo para ser primero y para ser último. El que va primero aún no se ha salvado. Tiene que hacer cincuenta puntos. He visto grandes primeras vueltas y equipos que se desinflan en la segunda. Lo he vivido. Mejorar la primera vuelta, para nosotros, no debe ser una gran hazaña; mejorarla no será difícil. En cambio, para algunos equipos que van por delante de nosotros, mejorar la primer vuelta puede serlo. Pienso que hay equipos que no volverán a hacer más de los treinta puntos que han hecho ahora y pienso que mejorar nuestra primera vuelta no tiene que ser una empresa difícil.

–¿Qué ha pedido a los Reyes, desde el punto de vista deportivo?

–Les he pedido no volver a ser uno de los equipos más goleados, sino el décimo o el duodécimo.

–¿Y jugadores?

–No he pedido nada. Tengo los jugadores que tengo y con ellos estoy preparando el siguiente partido. Si hay movimientos, hablaremos de ello.

–¿No tiene ninguna demanda entre ceja, sin la cual no pueda responder a su compromiso?

–Yo tengo que conseguir que mi equipo no esté entre los más goleados de la categoría y creo que puedo hacerlo, manteniendo la cantidad de goles marcados, variando alguna cosa. Creo que podemos seguir siendo un equipo fiable en el área contraria y buscar más fiabilidad en la nuestra. Porque no somos el segundo equipos que más concesiones hacemos.

–¿No necesita más jugadores? ¿Cuántos conforman su plantilla ideal?

–Hemos tenido una plantilla completa porque la Liga es muy larga. Necesitamos a todos. Hemos perdido una competición, la Copa, y seguimos teniendo un vestuario amplio, sin llegar ni a la mitad de la Liga. Las plantillas completas consiguen cosas; las cortas, casi nunca.

¿Quién ha sido a su criterio el mejor entrenador en la primera vuelta? ¿Envidia a alguno?

–Hay equipos que lo están haciendo muy bien. No envidio a nadie pero el Huesca lo está haciendo muy bien; pasó un momento crítico al principio, muy crítico, pero lo ha resuelto. No envidio a ninguno pero, lógicamente, me gustaría tener más puntos en la clasificación. Los cinco o seis que me faltan.

–¿Tiene ya candidatos para el ascenso?

–Esá siendo una Liga muy rara, porque hay tres equipos abajo que no van a llegar a los veinte puntos en la primera vuelta, algo inédito, insólito, lo cual está poniendo muy caro el ascenso y muy barato el descenso. Pero esto va a cambiar, porque los de abajo, en la segunda vuelta, apretarán y los de arriba no podrán hacerlo. Está mucho más caro ahora el ‘play-off’ y se pondrá más barato a medida que ganen los de abajo. No sé quién va a ser el primero o el segundo, pero nosotros no renunciamos a nada. Estamos ahí: podemos quedar primeros y quedar últimos. Hay tiempo para todo.

–¿Cree que usted podrá llegar a Primera con el Pucela alguna vez?

–Pienso que vamos a hacer una segunda vuelta mejor que la primera algo que, insisto, no será una gran hazaña. Si hacemos eso, estaremos entre los primeros. No sé si el segundo, tercero o cuarto. O el primero. Lo que tengo claro es que los de abajo van a apretar y para algunos equipos que están arriba en la clasificación repetir la primera vuelta les va a ser bastante complicado. Ahí está mi dosis de optimismo. Quiero que mi equipo crezca, creo que va a crecer y para eso tenemos que reducir la cantidad de goles encajados.

–Ha sufrido alguna decepción inesperada desde que está en el Real Valladolid?

–Nada inesperado. Sé donde he venido: a un gran club, que ha estado muchos años en primera y lleva mil y pico días en Segunda y eso perjudica a mucha gente. Que el equipo lleve mil y pico días consecutivos en Segunda es algo que nos afecta a todos a la hora de valorar a nuestro equipo. Aunque yo no tengo la culpa, evidentemente tengo que navegar con esa situación, en ese entorno desfavorable, pero pienso que estoy a tiempo de conseguir los objetivos planteados en el mes de junio: a mí me pidieron que el equipo esté arriba en diez meses y si puede ser, subirlo a Primera división y en eso estoy. Sé que la primera vuelta no invita a ser optimista pero estoy convencido de que podemos hacer una segunda mejor que la primera y si lo conseguimos seremos, por lo menos, equipo de ‘play-off’.

–¿Buscó desde el principio el éxito de Mata como goleador?

–Nuestra manera de jugar le favorece. El año pasado hice cosas parecidas en Lugo y también tenía al pichichi, que era Joselu. No estoy coleccionando pichichis porque no solamente son goleadores por el sistema de juego, pero entiendo que la manera de jugar le favorece porque buscamos mucho al delantero. Es mérito es de Mata que es el que marca los goles, pero sin olvidar que nuestro juego está orientado hacia el delantero centro. Me pasó en Lugo y aquí. No quiero decir que el chico no tenga mérito pero nuestro juego le favorece. Mata depende de nosotros y nosotros dependemos de Mata. En otro equipo, jugando de otra manera, a lo mejor tenía cinco o seis goles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos