¿No al fútbol moderno?

El autor cuestiona el rechazo de los jugadores de fútbol a disputar uno de los encuentros de Liga en Estados Unidos como forma de promoción de este deporte. Y argumenta que la postura no es consecuente con otras demandas del colectivo que se basan en el 'business'

La plantilla del Real Valaldolid, durante un entrenamiento. /F. J.
La plantilla del Real Valaldolid, durante un entrenamiento. / F. J.
CARLOS PÉREZvalladolid

Si os pregunto qué estabais haciendo en noviembre de 1997, alguno dirá que acabando la mili, otros que estaban empezando la carrera y alguno recordará que se acababa de sacar el carné de conducir. Por poner tres ejemplos. No creo que ninguno recuerde que en noviembre se jugaba la decimotercera jornada de la liga española y que esa jornada es histórica. Fue la primera jornada de Liga que se televisó íntegramente. Como hay gente que está leyendo estas líneas que en aquella época no había nacido, os diré que antes solo se televisaba un partido por jornada y que a partir de 1990 se une Canal+ a las retransmisiones y empieza a dar un segundo partido, este de pago, por semana.

Mil novecientas noventa y cinco pesetas, o sea casi doce euros por ver un partido de liga, así que los que más ganaban eran los de los bares. Aquí empezó eso que ahora se llama el fútbol moderno y que tanto parece que odiamos hoy. Tengo que hablar de este hecho en global. Evidentemente volver solo en España a las condiciones de los ochenta nos haría pasar de potencia a tercer mundo. Tal es la importancia de la tele.

Por eso me sorprende la rabieta que los jugadores, o al menos de David Aganzo, se han cogido por jugar un partido en Estados Unidos. Los jugadores que pierden el culo por ir a un equipo que juegue 'Champions' con los viajes que eso implica, que cuando tienen tres días de vacaciones se cruzan el charco para irse de fiesta al cumpleaños de Ronaldo o que no les importa pedir dos días para ir a Japón a ser la imagen de un videojuego, ahora ponen el grito en el cielo por un viaje a los Estados Unidos.

Querido David Aganzo, si de verdad no quieres que el fútbol sea negocio (business, como dices tú), lucha por un tope salarial y por igualar deportivamente la competición. Me parece muy bien que exijas quitar el partido de los lunes o tener algo de coherencia a la hora de poner en Valencia un partido en verano a las doce la mañana, pero si justificas tu lucha por una falta de respeto al público, pide a Ramos y a Piqué que hagan huelga en la 'Champions', que va a poner partidos a las 18:55.

Cuando te riges por un convenio que proporciona a sus asociados un sueldo mínimo de seis mil quinientos euros al mes con 14 pagas más otras prebendas (cuatro mil en segunda división), lo que es una falta de respeto al aficionado es no querer jugar en navidades, no querer jugar un partido en Estados Unidos o pedir un régimen fiscal más beneficioso para hacer trampas con los derechos de imagen.

Quizá lo que quieran es volver al 'statu quo' de 1997 y que no haya fútbol por la tele y que la única forma de ver los partidos sea en el estadio. Pero en esas condiciones todos huirían a otras ligas, donde paguen más porque hay televisión y se jueguen finales en china o partidos en algún país árabe.

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos