Futuro esperanzador para el Real Valladolid

El autor del texto cierra la temporada analizando en qué aspectos ha crecido el club durante el último curso

Los jugadores del Real Valladolid saludan a la grada tras el partido con el que se cerró la temporada./G. Villamil
Los jugadores del Real Valladolid saludan a la grada tras el partido con el que se cerró la temporada. / G. Villamil
TONY POLA

Se acaba una temporada de sufrimiento, con dolores de cabeza como la falta de gol o los fallos del VAR en contra del Real Valladolid. Finaliza un año deportivo, no obstante, que el Pucela termina con lista de espera para abonarse, con varios canteranos aportando activamente al club y con excelentes noticias como disponer de gente como Ronaldo o Sergio sobre la que asentar un proyecto. Todo ello, no lo olvidemos, en Primera División. Ahora que han terminado la liga y las elecciones parece que también tenemos a la vista mejoras, ya era hora, en el estadio José Zorrilla.

El futuro se presenta, por tanto, esperanzador para el equipo de nuestra ciudad. Esta parte me gusta mucho recordarla en todas mis columnas, pues permanecer fiel a un conjunto que no está entre los mastodontes del deporte da muchos sufrimientos, pero las alegrías se disfrutan el triple cuando llegan (que se lo digan al Valencia tras conseguir la, para algunos, denostada Copa del Rey).

Para siempre quedarán en el recuerdo los tifos y cánticos del fondo norte, la irrupción de Calero, Anuar, Waldo o Toni, los partidos que hicimos ante los grandes perdidos injustamente y las sufridas victorias ante equipos como el Eibar, el Girona, el Athletic o el Rayo.

Ahora nos espera un verano lleno de rumores. Esperemos que el Real Valladolid sepa dar, sin volverse loco, ese salto de calidad que necesita en algunas de sus líneas. Dentro del campo, queremos seguir viendo a gente comprometida, al estilo de los fichajes hechos con Alcaraz o Guardiola. Contando y respetando a la base del equipo que nos dio el ascenso y la permanencia, la verdad es que hay varias posiciones que tienen que disponer de nuevas piezas que encajen en Primera; un desembolso para el que todos esperamos que Ronaldo tire de contactos y/o chequera. Fuera del césped la entidad debe seguir modernizando su casa, el José Zorrilla. Además, tiene que continuar apostando por crecer con iniciativas que sigan involucrando a la masa social: más y mejor merchandising, carnet de simpatizante…

Que esta temporada sea recordada como la primera piedra de un club que quiso y pudo crecer, siendo fiel a sus ideas y orígenes humildes. Que sigamos todos, jugadores, directiva y afición, tan comprometidos e ilusionados con el Pucela… Después, como siempre, quedará la parte más complicada: que la dichosa pelotita bese la red y los árbitros lo den como gol válido. ¡Feliz y blanquivioleta verano!