Hora de que el Real Valladolid dé el salto

Hora de que el Real Valladolid dé el salto

El conjunto blanquivioleta inicia ante la Real Sociedad (domingo, 18:30 horas) su particular periodo de pasión con tres de los cuatro próximos partidos en su estadio, donde ha sumado una sola victoria en las nueve últimas apariciones

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

Ha llegado el momento de poner el reloj en hora y arrojar algo más de luz a un libro de ruta que acumula demasiadas deudas pendientes con el aficionado. A falta de diez jornadas, y con el calendario en mano, a nadie se le escapa que la permanencia debe pasar inexorablemente por el estadio Zorrilla. Por el mismo césped que ha dejado ya escapar una treintena de puntos –tres victorias y tres empates en trece jornadas como local–, y que necesita ahora echar el cerrojo para puntuar al menos en cuatro de los seis partidos que restan. No es precisamente la estadística la mejor aliada para un grupo que solo ha sido capaz de ganar un partido en sus últimos nueve encuentros como anfitrión –ante el Celta hace ya dos meses–, y que ha mostrado su mejor versión a domicilio. Diecisiete puntos lejos de Zorrilla, que le sitúa en un cómodo décimo puesto en la tabla si solo se contabilizan los partidos como visitante, por tan solo doce como local, el peor de los bagajes de Primera División. Mucho se parece en este sentido a la Real Sociedad, rival hoy, capaz de sumar lejos de Anoeta (19 puntos) lo que deja escapar en su feudo (17). El estado de ánimo, sin embargo, juega a favor del Real Valladolid para cambiar la dinámica después de la última victoria lograda en campo del Eibar.

Noticias relacionadas

El ejemplo de Ipurua, donde rompió un nuevo techo al convertirse en uno de los cuatro únicos equipos que ha sido capaz de remontar con dos goles en tiempo de descuento, ha insuflado una dosis de confianza que, sin llegar a traducirse en un partido oficial, sí lo ha hecho en el día a día del equipo de Sergio González. Tal vez el rostro que más ha cambiado en el parón y paradigma del punto de inflexión sufrido ha sido el del turco Enes Ünal, mucho más activo e intenso en los entrenamientos como ha reconocido el propio técnico. De hecho, su presencia en el ataque formando tándem con Sergi Guardiola puede ser la gran novedad ante la Real en un once con pocas dudas que despejar a la vista de los lesionados de corta y media duración que presenta el grupo. La otra incógnita señala a Daniele Verde, más por su olfato goleador que por su peso real en el campo. El napolitano ha demostrado, no obstante, que conserva una etiqueta de secundario revulsivo difícil de desprender.

En un tercer escalón puede caber la duda del ceutí Anuar, al que el parón para acudir con la selección de Marruecos le puede haber causado un perjuicio más que un beneficio. En este sentido, Míchel y Alcaraz repetirían el centro del campo que jugó en Ipurua.

La convocatoria anunciada por el técnico no depara ninguna sorpresa, ya que Borja y Stiven Plaza no se han recuperado todavía de sus respectivas lesiones –el ecuatoriano estará al menos dos semanas más de baja–. La gran novedad, de este modo, es la primera aparición en la lista del jugador del filial Waldo Rubio, que ocupará la ficha y posición de Pablo Hervías a la espera de una oportunidad en banda izquierda. Rápido, habilidoso y descarado, el extremeño ya ha demostrado en el Promesas que puede ser un recurso interesante llegado el momento.

Bajas en la Real

La experiencia de la visita del Betis, que jugó en Zorrilla con ausencias notables justo en la semana en la que se jugaba billete para la final de Copa, debe servir para evitar confianzas ante una Real Sociedad plagado de bajas y con un centro del campo de circunstancias.

Sin el concurso de Asier Illarramendi, Ander Guevara y David Zurutuza, lesionados, y de Mikel Merino, sancionado por acumulación de tarjetas, el técnico Imanol Alguacil solo cuenta en la línea medular con Zubeldia, Rubén Pardo y Sangalli, además de subir a Zubimendi del filial. Además, el conjunto txuri-urdin tiene la duda de alinear de inicio a su goleador, el brasileño Willian José que ha vuelto esta semana tras una lesión, o salir de cara con Sandro, que acumula ya 58 partidos sin ver puerta, veinte de ellos con la camiseta de la Real.

La amenaza, en este caso, llega por las dos bandas. En las botas del belga Januzaj por la derecha (23 años) y en las de Oyarzabal (22 años) por banda izquierda, lo que obligará al Valladolid a redoblar esfuerzos en defensa.

La Real, que encadena cuatro partidos sin ganar –dos empates y dos derrotas–, no presenta malos números en el estadio Zorrilla, donde ha sumado tres empates en sus tres últimas visitas.

En la presente temporada acumula 17 puntos desde la llegada de Alguacil al banquillo a finales de diciembre, con 4 victorias, 5 empates y 2 derrotas.

Hombre de la casa, Imanol Alguacil tiene también pasado en el estadio Zorrilla como jugador, donde llegó a vestir la camiseta de la Real Sociedad en tres ocasiones saldadas con dos empates y una derrota contundente en la temporada 95/96 ante el Valladolid de Rafa Benítez (3-0), y en un partido en el que marcaron Fernando, Baraja y Goyo Fonseca, precisamente el jugador blanquivioleta que más goles le ha hecho al equipo guipuzcoano, con ocho tantos.

Alguacil, realista entre los años 1991 y 1998, fue titular con Toshack, Krauss e Iriarte.

El periodo de pasión que inicia esta tarde el Real Valladolid ante la Real Sociedad le deja dos compromisos más esta semana (Leganés el jueves y Sevilla el domingo en Zorrilla), además de dos más como local en el mes de abril (Getafe el Domingo de Ramos y Girona el Día de la Comunidad).