Fútbol | Primera División

Jaime Mata: «Jamás celebraría un gol contra el Real Valladolid»

Mata, en el centro, se saluda con Marcelo y Keylor Navas en la primera joranda de liga./LaLiga
Mata, en el centro, se saluda con Marcelo y Keylor Navas en la primera joranda de liga. / LaLiga

El exdelantero blanquivioleta se enfrenta el próximo viernes a su antiguo equipo, con el que fue pichichi de Segunda

J. A. Pardal
J. A. PARDALValladolid

Jaime Mata disfruta en estos días en Getafe de los frutos de una espectacular temporada en el Real Valladolid. Su buen hacer en Pucela le permitió dar el salto al club madrileño tras firmar 35 goles en la última campaña en Segunda y dejar al club blanquivioleta en la máxima categoría del fútbol nacional.

El delantero madrileño atiende a El Norte de Castilla por teléfono, desde su casa, y en la conversación se cuela algún grito de algarabía. Se trata de la voz de su hijo, nacido a orillas del Pisuerga hace ahora algunos meses.

–¿Cómo se siente tras su debut en Primera División?

–Muy feliz y contento. Estaba esperando la oportunidad y llegó ya en el primer partido, además en un escenario como el Bernabéu. Fue una pena el resultado [el Real Madrid ganó por 2-0], pero me siento feliz porque me dieran la opción tan pronto. Y luego, el segundo partido... En mi casa, salir de titular y que el equipo consiga la victoria [2-0 frente al Eibar]... Pues muy contento.

–¿Cómo ha ido el debut en una de las mejores ligas del mundo?

–Estoy en periodo de adaptación a las exigencias de la nueva categoría y a lo que me pide el entrenador y voy a intentar hacerlo lo antes posible. Se nota que los equipos son mejores y que te ponen en más dificultades.

–¿Son más duras las defensas?

–Son similares, pero los equipos tienen un plus en todos los aspectos que es lo que hace que todo sea un poco más complicado una vez que llegas a esta división.

–En lo personal y lo futbolístico, ¿qué diferencias hay entre lo que le pide Bordalás y lo que se le solicitaba en el Real Valladolid de Luis César Sampedro y Sergio González?

–La mentalidad que tenemos es distinta. Vengo a un club nuevo y lo hago desde atrás y desde otra categoría. Así que, lo que intento dar es mucho trabajo para el equipo y muchas ayudas; se trata de situaciones diferentes. El año pasado en el Real Valladolid tenía más tranquilidad respecto a que estaba haciendo goles y me encontraba más cómodo y en una situación distinta. Aquí vengo con una mentalidad basada más en ayudar al equipo y de ofrecer más trabajo y aprovechar todos los minutos que tenga.

–¿Su vida ha cambiado mucho tras regresar a Madrid?

-Es diferente. Llevaba muchos años sin venir a casa y ahora tengo aquí a la familia, los amigos... [Mata se formó en el equipo del Tres Cantos, a poco más de media hora de coche de Getafe]. Al final, Valladolid ha sido para mí muy cómoda porque es una ciudad pequeña en la que he estado muy a gusto, donde nació mi hijo y hemos sido muy felices. Pero son sitios distintos.

La etapa de Valladolid

–Llegó al club hace dos veranos y Paco Herrera decidió situarle acostado a la banda. ¿Cómo vivió ese primer año en el equipo blanquivioleta?

-La temporada fue complicada porque las exigencias que tenía Paco Herrera para mí eran otras y fue más difícil en lo personal. Sin embargo el año pasado tanto Luis César como Sergio me dieron la confianza de jugar arriba como delantero y las cosas salieron; fue un año que disfruté muchísimo.

–¿Cuál fue la gran variación que lograron sus dos últimos técnicos en el Real Valladolid para que pasase usted de hacer 6 goles en la 2016-2017 a meter 35 en la siguiente campaña y convertirse en pichichi de Segunda?

-Lo determinante fue el cambio de posición, porque no es lo mismo jugar de interior que hacerlo de delantero centro. Se me pidieron cosas distintas y di cosas diferentes cada uno de los años.

–¿El juego del Getafe le perjudica a la hora de conseguir anotar goles?

–Me están dando también la oportunidad de jugar de delantero, pero el año pasado al final jugaba en punta yo solo, lo que me permitía trabajar un poco menos y estar más dedicado a ejercer únicamente de rematador y de finalizador. Este año, de momento, estoy adaptándome al equipo y he empezado con mucho trabajo y ayudando al equipo en lo que pueda. Ojalá lleguen pronto los goles, pero son temporadas y estilos totalmente diferentes.

–¿Qué recuerdos tiene de todo lo ocurrido el año pasado en Valladolid, especialmente en tus últimos meses aquí?

–Fue un año difícil de olvidar porque en lo personal estaba yendo todo rodado, metiendo muchísimos goles y la cifra iba subiendo. Al final, acabamos con el equipo hacia arriba, enchufando muchísimo a la ciudad con el equipo... Que terminase con el premio del ascenso creo que lo convirtió en un año imborrable en la mente y muy difícil de mejorar.

–El mundo del fútbol avanza a velocidad de vértigo y parece que aquellos gritos de 'Mata, ¡quédate!' fueron hace mucho tiempo. Lo cierto es que aún se le recuerda mucho en la ciudad. Imagino que todo aquello, especialmente el 'play off', le dejaría huella.

–Está siendo una época complicada porque vengo de otro club. Pero te acuerdas de lo que has vivido en él, del año que hemos pasado... Ahora, ver los primeros partidos del Real Valladolid te recuerda muchas cosas y te sientes muy feliz y orgulloso de cómo terminó todo y de ver cómo se está disfrutando este año de estar en la máxima categoría.

Ciclo cerrado «con la conciencia muy limpia»

–¿En qué momento decide que su futuro va a pasar por irse al Getafe?

-A partir de enero empecé a recibir ofertas de diferentes clubes [el delantero cumplía contrato con el Real Valladolid el 30 de junio de 2018, por lo que desde que arrancó el año estaba facultado legalmente para negociar con otros equipos]. Buscando lo mejor tanto en lo profesional como para la familia terminamos optando por la opción de venir a Getafe. Lo mejor es que termináramos con el ascenso, porque te vas con la conciencia muy limpia de haber hecho todo lo que tenías que hacer y cerrar una etapa. Ahora aquí empezamos otra.

-¿Tuvo ofertas para salir al extranjero en el mercado de invierno y abandonar Zorrilla a mitad de su segunda temporada?

-Sí, llegaron e incluso desde el club se plantearon una venta, por lo que les ofrecían. Pero no era lo que se quería en ese momento y creo que mi etapa en el Real Valladolid tenía que terminar en junio para seguir ayudando al equipo en lo que pudiese. Al final las cosas salieron como todos queríamos. El equipo fue a mejor, seguí metiendo goles y conseguimos el ascenso.

-¿Hubo posibilidad de renovar con el club blanquivioleta?

-Se ofrecieron diferentes propuestas, sobre todo antes de diciembre, pero al final no se llegó a un acuerdo entre las dos partes; así es como funciona esto. Nos sentamos pero no llegamos a un acuerdo. Lo bueno es que ambas partes siempre hemos ido de cara, diciendo lo que sentíamos y pensábamos en cada momento. Yo con el club, y creo que el club conmigo, hemos estado muy contentos con cómo ha actuado cada parte. Ir de cara nos posibilitó que hasta el último momento cada uno confiara en el otro y gracias a ello conseguimos el objetivo que queríamos

-Consiguió subir a Primera con el Real Valladolid y ahora se enfrenta a él en LaLiga Santander. ¿Cómo afronta el choque del próximo viernes contra los que fueron sus compañeros hace pocos meses?

–Va a ser un partido de muchas emociones y tengo muchas ganas de que llegue porque querrá decir que nos salió todo muy bien. Nos vamos a enfrentar en la máxima categoría. El Real Valladolid es un sitio al que quiero mucho así que será un partido de muchas emociones.

–Tanto Calero como Kiko Olivas han manifestado en los últimos días que esperan que el partido sea duro porque saben que nunca da un balón por perdido. ¿Le va a dar mucha guerra a sus excompañeros?

-Si tengo la suerte de jugar, está claro que ellos saben perfectamente cuál es mi perfil y lo que se van a encontrar en el partido. Conocen qué es lo que me gusta hacer en el campo y yo también sé cómo juegan ellos y cuáles son las virtudes de cada uno.

–Si se diera el caso, ¿Celebraría un gol ante el Real Valladolid?

-No, en ningún momento. El respeto que tengo hacia el club y hacia la ciudad son máximos y nunca me plantearía hacerlo. No quiero que nadie se sintiese ofendido ni que haya algún tipo de duda del cariño que le tengo a Valladolid.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos