Jugada confusa y complicada

El autor del texto habla de la decisión más compleja de la temporada y concede el aprobado a la actuación de Alberola Rojas

El árbitro anula el tanto ante la celebración de Zubeldia. /Villamil
El árbitro anula el tanto ante la celebración de Zubeldia. / Villamil
JUAN CARLOS ALONSOValladolid

La tarde transcurría plácida para Alberola Rojas, hasta el minuto 85 donde tuvo que anular un gol al Real Valladolid por fuera de juego de Plano, al interferir en un adversario. El lance transcurrió en el área pequeña realista, donde Kiko Olivas intercepta con su cuerpo un despeje de Zubeldia. Después de rebotarle el balón, este se dirigió a portería. Plano, que se encontraba en la línea de gol y en posición de fuera juego, toca el balón cuando éste estaba ya dentro del arco. Al mismo tiempo podía impedir que un defensa realista salvara la acción, cuestión que no sucedió ya que el defensa no hubiera llegado nunca a despejar ese balón, estuviera ahí el jugador pucelano o no.

El VAR pilotado por Álvarez Izquierdo no interpretó lo mismo y de forma errónea, primero por no ser una acción clara y segundo por lo descrito anteriormente, mando a Alberola a revisar al monitor, al no ser un fuera de juego de valoración objetiva y necesitar según protocolo la comprobación del principal. Tras visionar la jugada, decretó fuera de juego y ordenó reanudar con libre indirecto levantando su brazo izquierdo. En el plano disciplinario estuvo equilibrado. Castigó con criterio los agarrones persistentes y que cortaban un ataque prometedor. En el plano técnico tuvo un alto índice de acierto en la señalización de las infracciones. Mantuvo el control de partido ayudado por su cercanía al juego y determinación en la toma de decisiones.

En definitiva, arbitraje solvente del manchego que tuvo que tomar una de las decisiones más complejas de la temporada y por eso se le otorga el beneficio de la duda. Aun siendo cierto que el defensa realista nunca hubiera podido llegar a tiempo para salvar ese gol.