El Juvenil cae en campo del Atlético con un penalti dudoso (1-0)

Once con el que salió de cara el Juvenil del Real Valladolid. /Twitter
Once con el que salió de cara el Juvenil del Real Valladolid. / Twitter

Los de Javi Baraja merecieron más, incluso Óscar pudo marcar pero su disparo se fue al poste

EL NORTEValladolid

Llegaba el División de Honor a Madrid tras su primera victoria de la temporada, la pasada jornada ante el Santa Marta, consciente de que la Ciudad Deportiva Wanda no es un campo fácil. Los de Javi Baraja no han tenido un inicio liguero bueno, dejando puntos que debían haber ganado. Aunque en la tarde de hoy ha sido el caso contrario. Un gran partido blanquivioleta, pero con un regreso a casa en blanco. Un dudoso penalti ha privado a los vallisoletanos de un resultado más justo. Pues si las ocasiones de gol ayudasen a inclinar un resultado, el justo vencedor hubiera sido el Juvenil castellano leonés.

Un partido de menos a más, con una sólida defensa, donde Poveda ha vuelto a demostrar su buen hacer, muy serios, impidiendo que los rojiblancos se acercasen a la meta de David ni por medio de balones largos, y maniatándoles para evitar que pudieran jugar en corto. Gran trabajo de Dali, tanto en defensa como en ataque, muy correoso y activo. Tuvo una ocasión clara, pero su segundo disparo pilló bien colocado al guardameta madrileño que atrapó su disparo por bajo.

El Atlético trataba por todos los medios de penetrar el área del juvenil, mas no encontraban huecos, y solo les quedaban las acciones a balón parado para llegar al arco visitante.

Corrían en el electrónico los últimos minutos de la primera mitad cuando Óscar tendría la más clara de todo el encuentro, tanto que se llegó a cantar el gol tras su potente chut, que se estrelló contra la cepa del poste pero el disparo salió repelido hacia el campo en lugar de colarse en la red. Un disparo que a buen seguro hubiera cambiado los designios del partido. Pues ya sin haber entrado sirvió para espolear a los pucelanos, que en los últimos 5

minutos se fueron arriba con todo y Víctor tendría en sus botas la oportunidad de adelantar a los suyos, sin embargo el canario perdonaría ante el portero atlético.

Se cumpliría así la máxima del fútbol que dice: «Quien perdona termina perdiendo». Y así fue, tras el descanso, continuaría la acción en el mismo punto donde la dejaron ambos conjuntos antes del receso. El Real Valladolid muy incisivo y el Atlético de Madrid falto de ideas.

La primera gran jugada de calidad entre Víctor, Baba y Luismi terminó con el disparo pasando por el lateral de la meta Madrileña, sería esta la tarjeta de visita para los segundos 45 minutos. Baba lo intentaría en varias ocasiones desde fuera del área con idéntico resultado. Por desgracia, llegó la condena local con una, dudosa y protestada por la grada, caída local daría lugar a la pena máxima transformada con solvencia por Alberto. Ponía las cosas cuesta arriba a los de Javi Baraja.

Lejos de rendirse, los blanquivioletas se vaciaron en el verde. Rafa gozaría de otro mano a mano que no logró convertir, y tanto a balón parado como con jugadas individuales llegarían con peligro al arco de José María. Además, igual que en la primera parte, en los minutos finales, con más corazón que cabeza, el Juvenil del Valladolid, dio todo lo que le quedaba con buenos centros de Baba que no encontraron rematador y finalizarían con Óscar y Víctor saltando para rematar de cabeza de manera infructuosa.

Una dura e injusta derrota, que debe ser la vara de medir el juego del equipo de Baraja, y mantener el buen nivel mostrado en Madrid.

 

Fotos

Vídeos