Leganés, rival del Real Valladolid, un equipo lleno de extranjeros

El delantero marroquí Youssef En-Nesyri celebra el único tanto logrado el pasado viernes ante el Alavés/Kiko Huesca-Efe
El delantero marroquí Youssef En-Nesyri celebra el único tanto logrado el pasado viernes ante el Alavés / Kiko Huesca-Efe

El equipo de Pellegrino, que aún no ha conseguido dar con la tecla con un once definido, es el que más jugadores ha incorporado este curso

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOS

Once jornadas había descontado el campeonato cuando a Mauricio Pellegrino, el técnico que más piezas ha debido encajar esta temporada, le preguntaron por la puesta a punto de su equipo. «Al Leganés solo le falta un golpe de horno», respondió. Solo han pasado dos semanas desde esta afirmación, y el entrenador argentino sigue en la búsqueda de un once tipo que tenga la continuidad suficiente para asentarse en el sistema y la línea de juego que quiere para sus equipos. En esas dos fechas no ha perdido (0-0 en Girona y 1-0 ante el Alavés) y ha atisbado solución a una de sus principales preocupaciones desde que comenzó el curso allá por el mes de agosto. El Leganés ha sellado su portería y desde ahí pretende construir su permanencia en la categoría. La búsqueda de su '9' –suma un gol más que el Valladolid– es ya otro cantar.

Noticias relacionadas

Bastante trabajo tiene ya de por sí lidiar con la plantilla más amplia de la competición (28 jugadores), con sus ventajas pero también sus inconvenientes en el reparto de roles y minutos. En Leganés confían ahora en deshacer en el próximo mercado de invierno el nudo que provocó en verano incorporando nada menos que veinte jugadores a sus filas. Una política de fichajes que ha terminado convirtiendo el vestuario pepinero en una torre de Babel similar a la que traduce Ernesto Valverde en el FCBarcelona. Si en el Nou Camp, con quince, encabezan el ránking de extranjeros de la liga, en Butarque no están muy lejos y se cuelan en el 'top five' con trece foráneos y siete nacionalidades distintas. De la lista hay que descontar para este sábado tanto al argentino Ezequiel Muñoz, operado de pubalgia, como al uruguayo Michael Santos, baja también por problemas de pubis. Y es que el Leganés es exagerado para todo, ya que acumula también once jugadores cedidos.

Si hay que agarrarse a una referencia, perfectamente puede ser la de la última jornada ante el Alavés, donde Pellegrino alineó a siete extranjeros en el que ha sido su once más babélico en lo que llevamos de temporada. El jovencísimo Lunin (Ucrania), cedido por el Real Madrid con 19 años, debutó en la portería por ausencia del 'Pichu' Cuéllar, con una defensa de cinco que hablaba el mismo número de idiomas: el francés de Nyom, el argentino de Jonathan Silva, el nigeriano de Omeruo, el griego de Siovas y el español de Rodrigo Tarín. Mención especial merece la evolución de Kenneth Omeruo (24 años), cedido este año por el Chelsea con una opción de compra para el Leganés por valor de 5 millones de euros. El lateral zurdo Silva, por su parte, ha llegado también en calidad de cedido procedente del Sporting de Lisboa; el griego Dimirios Siovas cumple su tercera campaña en Butarque y en la última convocatoria ha recibido la llamada de su selección después de tres años de ausencia; Nyom, internacional por Camerún, ha vuelto esta temporada a España después de militar seis años en Granada (2009-15);y el central Rodrigo Tarín llega procedente de la cantera del Barça.

Si atendemos a ese último once, nos encontramos un centro del campo puramente español con Rubén Pérez, Óscar Rodríguez y Recio, y una delantera inédita este año formada por el marroquí Youssef En-Nesyri y el argentino Guido Carrillo.

Sistema y onces distintos

Por el camino han quedado múltiples combinaciones que cada jornada han convertido el once del Leganés poco menos que en un enigma indescifrable. Casi tan misterioso como el sistema a emplear por Mauricio Pellegrino, que en este primer tercio de campeonato ya ha utilizado hasta siete esquemas diferentes. Experto en agitar pizarras, el 'Flaco' Pellegrino recibió al Alavés con un 5-3-2 en la última jornada, pero solo ha jugado con dos arriba en otros tres partidos, ya que su tendencia es alinear uno solo.

Un cambio de variantes que hasta la fecha le ha dado más beneficios como local, con once de sus trece puntos en Butarque –victoria incluida ante el FC Barcelona–, y solo dos empates a domicilio en los siete partidos disputados lejos de Leganés.

Los pepineros juegan con fuego

Desde un tiempo a esta parte la tarea de los delegados se ha complicado más de la cuenta por culpa primero de los cupos y en última instancia por una reglamentación que cambia cada temporada y que presenta un nuevo artículo trampa en lo que a alineaciones se refiere. El artículo 223, en concreto, alerta en su punto 2 de un caso que puede provocar alineación indebida si no se tiene en cuenta. Y este pasado fin de semana le pudo jugar una mala pasada al Leganés. Dice dicho artículo que «una vez iniciado el partido, los equipos deberán estar integrados durante todo el desarrollo del mismo por siete futbolistas, al menos, de los que conforman la plantilla de la categoría en la que militan». Siete jugadores con ficha del primer equipo alineó Pellegrino ante el Alavés, completando el once los cuatro jugadores que tiene en plantilla con ficha del filial –menores de 23 años–. Estos son, como bien se refleja en la foto que acompaña al artículo, Lunin, Rodrigo Tarín, el jugador cedido por el Real Madrid Óscar Rodríguez, y el marroquí En-Nesyri. Los cuatro formaron de inicio, lo que provocó un dilema en la banda. ¿Y si se llega a producir una expulsión? ¿O una lesión? El Leganés, que posteriormente ha reconocido ser consciente de la norma y que siendo consciente jugó con fuego y decidió arriesgar, pudo haber perdido el partido según refleja dicho artículo de la Real Federación Española de Fútbol. «El hecho de que por cualquier causa, incluida la expulsión de un futbolista o la sustitución por lesión, el equipo quedase integrado por menos de siete futbolistas de los que se refiere el párrafo anterior, será considerado como infracción por alineación indebida», detalla la norma. Pese a conocerla, Pellegrino decidió arriesgar y poner en el campo a los cuatro jugadores que tiene en plantilla con ficha del filial.

 

Fotos

Vídeos