Real Valladolid 1 - Real Madrid 4

«Tenemos que levantarnos cuanto antes»

Anuar salta por encima de Courtois en una acción que a punto estuvo de terminar en gol. /Villamil
Anuar salta por encima de Courtois en una acción que a punto estuvo de terminar en gol. / Villamil

El vestuario no encuentra explicación pero no baja los brazos. «Es un bonito reto», apunta Alcaraz

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

La zona mixta por la que pasan los jugadores de ambos equipos suele asemejarse a una moneda con sus dos caras, en las que el tono delata al ganador y descubre al perdedor. No es muy habitual, por lo tanto, que el tono sea el mismo en unos y otros. Que todos parezcan del mismo equipo. Del perdedor. No hubo quien lanzara un mensaje optimista.

El primer decepcionado, Rubén Alcaraz, quien lamentó la oportunidad perdida ante un Real Madrid en horas muy bajas que supo aprovechar las concesiones del Valladolid. «Nos vamos fastidiados porque ha sido un resultado muy amplio para lo que se ha visto en el terreno de juego. Nos hemos podido poner por delante y es una lástima porque sabemos del potencial del Real Madrid», aseguró, incidiendo en los problemas que asolan a su equipo a la hora de matar partidos. «Es dificil de explicar, llevamos muchas jornadas intentando mejorar en las áreas, y estamos jugando bien, el equipo lucha y tiene esas ganas, pero los pequeños detalles en Primera División mandan», explicó.

Menos explicación se encuentra a la ristra de penaltis fallados en lo que va de temporada. «Es difícil encontrar una explicación, en mi caso he fallado ya dos penaltis y lo único que puedo decir es confiar y seguir trabajando en ello. Cogí la responsabilidad y desde aquí mando un mensaje de que estoy dispuesto para lo que requiera el míster y el equipo», apuntó antes de lanzar un mensaje positivo para lo que resta de temporada. «Sabíamos que estamos en la mejor liga del mundo, somos el Valladolid, y ya sabíamos que nos iba a tocar sufrir. Pero es un bonito reto y hay que afrontarlo», espetó Alcaraz.

Míchel consuela a Alcaraz tras el fallo del penalti .
Míchel consuela a Alcaraz tras el fallo del penalti . / Villamil

En esa misma línea, el italiano Daniele Verde reconoció que el equipo no puede regalar tanto, menos ante un rival del potencial del Real Madrid. «Estoy preocupado porque creo que este equipo y su afición no merecen estar donde está. Creo que tenemos un equipo muy fuerte y es una pena estar donde estamos, pero hay que levantar la cabeza y seguir luchando partido a partido. Está claro que cuando regalas a un equipo como el Real, no perdonan. Tenenos que levantarnos cuanto antes», reconoció el italiano.

Tampoco Anuar encontró argumentos para explicar lo sucedido en el campo. «No estamos teniendo esa pizca de suerte ahora que la necesitamos. En el tramo final de la temporada pasada nos salía todo y sabíamos que cualquier cosa se ponía a favor, en esta temporada está siendo al revés», lamentó el centrocampista, ayer reconvertido a una posición en la que jugó más adelantado. «Estamos muy dolidos y fastidiados porqu evemos que los equipos aprietan más. La permanencia va a estar dura pero hay que mirar adelante porque sabíamos que esto no iba a ser fácil», incidiendo en la oportunidad perdida ante un rival tocado. «Estamos muy tristes porque al final haciendo un buen partido nos acaban remontando. Teníamos muchas esperanzas puestas en este partido porque el Madrid no venía bien, lo veíamos factible y por eso anímicamente estamos muy dolidos», señaló.

Anuar repetía argumentos para acabar en el mismo punto. «Sentimos impotencia y rabia por la buena media hora que hemos hecho de salida. Pero ante equipos tan potentes no necesitan mucho para hacerte daño y cuando no les matas cuando puedas, al final te acaban generando ocasiones y remontando el partido», zanjó.

Por último, Benzemá defendió la «unión del vestuario» del Real Madrid. «Si un vestuario no está unido no puede hacer un partido como el que hemos hecho hoy. ¿Por qué cambiar?», espetó el francés.

Nacho y el VAR

No acostumbran escenas en las que el rival reconozca la buena suerte propia y la mala ajena. Y Nacho, titular ayer por la sanción de Sergio Ramos, suele ser uno de los que ni se esconde ni da rodeos para explicar sus sensaciones ni las de su equipo en el campo. «Ha sido una primera parte muy loca a la que hemos entrado muy despistados y nada ordenados. Habíamos hablado de que iban a entrar duro, y hemos tenido suerte con el VAR porque luego la segunda parte ha sido ya nuestra», señaló el canterano del Real Madrid, que no quiso entrar a valorar el futuro de Solari y sí el de la plantilla. «Va a ser un final de año compicado no estamos acostumbrados a no pelear por nada. Solemos irnos de vacaciones con algún título, incluso con la Champions, y la relación con el míster es difícil. Ahora debemos dejar bien el escudo porque la obligación siempre es ganar», apuntó Nacho.

El tema Solari era tabú ayer. Ni los jugadores ni el presidente ni Sergio Ramos salieron a defender su difícil situación. Tampoco Emilio Butragueño, quien despachó la pregunta como acostumbra. «Es un estupendo profesional (por Solari), pero estamos para hablar del partido. Nos hemos rehecho bien y hemos aprovechado nuestras ocasiones para conseguir un buen resultado en una semana muy difícil», analizó.