La lluvia se cuela en la celebración del Real Valladolid