Real Valladolid

El Pucela se pone por delante con un gol de penalti (3 - 2)

Los jugadores celebran el primer gol. /ALBERTO MINGUEZA
Los jugadores celebran el primer gol. / ALBERTO MINGUEZA

Mata ha sido el autor del disparo en el minuto 80

El Norte
EL NORTEValladolid

Masip en portería. Antoñito, Deivid, Calero y Moyano, en defensa. El centro del campo para Borja, Luismi, Anuar, Plano y Hervías. Y Mata en punta. El esquema más repetido por Luis César en los últimos partidos, y que le ha permitido dejar durante tres partidos consecutivos la portería a cero. Un logro impensable hace apenas unas semanas. Así que el gallego se apunta al principio de que lo que funciona no se toca.

En el banquillo estarán Becerra, Nacho, Cotán, Toni, Gianniotas, Ontiveros y Chris Ramos. El extremo cedido por el Málaga, Ontiveros, es la gran novedad en la convocatoria y es posible que tenga minutos a lo largo del encuentro

Enfrente, la Cultural Leonesa de Rubén de la Barrera alinea a Palatsí; Iza, Zuiverlooon, David García, Ángel; Mario Ortiz, Yeray, Señé, Samu; Emi Buendía y Rodri. Un equipo poderoso en el centro del campo, con proyección ofensiva, en el que Buendía es el hombre a vigilar y que sufre en defensa.

Un derbi regional con todos los alicientes para ser un gran partido pese a que el ambiente no es todo lo festivo que cabría esperar. Según informa Fernando Bravo desde los aledaños de Zorrilla, no hubo recepción multitudinaria. Ni siquiera una presencia testimonial de aficionados a la llegada de los jugadores de la Cultural al Estadio Zorrilla. León, su equipo de Segunda, más que nunca, estuvo solo a la llegada al estadio. Los más de mil aficionados que estaba previsto que llegaran en autobuses lo harían más tarde, de modo que los cordones policiales, las bengalas y los gritos de ánimo fueron añoranzas de otras aficiones. La Cultural, cargada de exblanquivioletas, desde el cuerpo técnico hasta la dedlantera, descendio sin olor de multitudes, discretamente, algunos a su casa hasta hace poco, como Ángel o Sergio Marcos y otros con un poco más de perspectiva, Como Rodri o el mister Rubén de la Barrera.

El único momento de relativa tensión, cuenta Juanan Pardal, llegó cuando unos cuarenta aficionados blanquivioletas llegaron al estadio con cánticos, entrando junto a la zona de la afición rival. Los policías que les escoltaban evitaron cualquier enfrentamiento. Además, la seguridad privada cacheó a todos los aficionados que accedieron a la zona destinada a los visitantes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos