Maldito error

El autor repasa la actuación del colegiado Iglesias Villanueva en el Valencia-Real Valladolid, y subraya su fallo al cobrar un fuera de juego inexistente a Óscar Plano en el tramo final

Ünal discute a Iglesias Villanueva la acción en la que vio tarjeta amarilla. /R. Gómez
Ünal discute a Iglesias Villanueva la acción en la que vio tarjeta amarilla. / R. Gómez
JUAN CARLOS ALONSOValladolid

El experimentado Iglesias Villanueva dirigió en Mestalla un partido con cierta dificultad, debido a la cantidad de decisiones que tuvo que tomar, tanto en lo técnico como en lo disciplinario. El gallego tuvo un índice alto de acierto en la señalización de las faltas, y manejó con criterio y rigor las amonestaciones. A pesar del alto número de infracciones cobradas, dejó el contacto necesario para intentar poner su granito de arena en la fluidez del juego, apoyado por un buen concepto de la ventaja. Aplicó la misma en cuatro ocasiones, con ello posibilitó contras y superioridades del equipo atacante. El colegiado tuvo sólo una jugada de área que resolvió con acierto, al golpear Calero en la pierna izquierda de Santi Mina, derribándole. Cuando el encuentro tocaba su fin, el asistente número dos cometió un fallo importante al indicar fuera de juego de Plano cuando el defensa más cercano a él habilitaba al pucelano. Con ello se abortó una jugada inminente de ataque. Ante las dudas que pudiera tener el auxiliar, pudo optar por dejar la jugada y si está hubiera acabado en gol fuera revisada por el VAR, pero siguió las últimas recomendaciones del CTA para no dejar las jugadas alejadas de la portería si se consideran fuera de juego. Esto le llevó a Iglesias a cometer un error grave. En resumen, buena actuación de Iglesias en todos sus apartados, pero mal asistido en una jugada importante que pudo privar a un equipo de conseguir el gol de la victoria.

 

Fotos

Vídeos