El RCD Mallorca, una 'franquicia NBA' en Segunda

El ecuatoriano Pervis Estupiñán, lesionado el sábado, salta por encima del maliense Sacko en el partido ante Las Palmas. /Efe
El ecuatoriano Pervis Estupiñán, lesionado el sábado, salta por encima del maliense Sacko en el partido ante Las Palmas. / Efe

El dueño de Phoenix Suns compró el club en enero de 2016. El rival del Real Valladolid este miércoles en Copa ha resurgido en el último año gracias a la inversión del magnate americano Robert Sarver

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

Mucho han cambiado las cosas en la isla desde que Mallorca y Real Valladolid se vieron las caras por última vez. En solo año y medio –un mundo en fútbol–, el club que vagaba como alma en pena por la categoría con Sergi Barjuán en el banquillo de Zorrilla ocupa hoy la sexta plaza y es una de las referencias de la Segunda División pese a su condición de recién ascendido. La culpa, como casi siempre, hay que buscarla en el dinero. Concretamente en los 21 millones de euros que pagó el dueño de los Phoenix Suns para comprar el club bermellón –la misma cantidad invertida por Ronaldo para hacerse con el 51% de las acciones del Real Valladolid–, y en los 40 que esta misma semana ha reconocido haber invertido Robert Sarver desde su llegada.

El exNBA Steve Nash, socio de Sarver y miembro del Consejo de Administración del Mallorca.
El exNBA Steve Nash, socio de Sarver y miembro del Consejo de Administración del Mallorca.

La empresa Liga ACQ Lagacy Partners, formada además de Sarver por Andy Kohlberg y el exjugador de la NBA Steve Nash, controla la entidad al cien por cien desde septiembre de 2016 después de hacerse en un principio con el 77,38% de las acciones y ocho meses después con las restantes que conservaba en propiedad el empresario alemán Utz Claassen y su esposa. Desde entonces Sarver es el primer americano dueño de un club de fútbol español después de varios intentos fallidos con el Getafe, Espanyol y el Levante. Un Mallorca que desde que Mateo Alemany se desvinculara y vendiera sus títulos ha vivido un largo periodo de inestabilidad con cuatro cambios de accionariado y un sinfin de movimientos internos. El último tiene como protagonista al dueño de la peor franquicia de la NBA de la pasada temporada y uno de los inversores más compulsivos de Estados Unidos. El magnate Robert Sarver (Tucson, Arizona, 1961), aficionado al deporte en general y al fútbol en particular, tiene como mano derecha en el Mallorca para hacer todo el trabajo de campo a Maheta Molango, un abogado suizo y exfutbolista que ya trabajó en los servicios jurídicos del Atlético de Madrid antes de recalar en Son Moix y que en la actualidad se ha convertido en los ojos de Sarver en la isla –una figura similar a la de David Espinar en el Real Valladolid–.

El club balear cuenta este año con un presupuesto de 11 millones de euros y arrastra una deuda con Hacienda de 17

En realidad el nuevo grupo inversor ha tenido y tiene que lidiar con los mismos problemas que gestionaba Carlos Suárez hasta hace solo unos meses –antes del ascenso–. Con el concurso de acreedores en fase terminal, la deuda del club balear con Hacienda asciende hoy a 17 millones de euros después de haber tenido que malvivir con la miseria que supone para un club competir en Segunda B. Aunque el colchón que proporciona el nuevo inversor es notable, en la isla se tiene claro que la viabilidad pasa por el regreso a Primera.

Estabilidad

La llegada del dueño de los Suns, la franquicia NBA del estado de Arizona, ha dotado a la entidad balear sin embargo de un equilibrio y tranquilidad como hace tiempo no se recordaba en la isla. Y los resultados no se han hecho esperar. El ascenso consumado el último curso en Anduva con el Mirandés como testigo no es sino la primera de las piedras del proyecto que pretende levantar el millonario banquero norteamericano –pagó 400 millones de dólares para adueñarse de los Suns–. Con Vicente Moreno en el banquillo, técnico que guarda muy buena relación con Sergio González, el Mallorca no ha perdido el pulso y mantiene la inercia de la temporada pasada después de haber incorporado ocho jugadores a la plantilla que conquistó el ascenso. Para esta temporada maneja un presupuesto de 11 millones de euros.

Franco Russo, Buenacasa, Dani Rodríguez, Montagud, Valcarce, Moyita, el ecuatoriano Pervis Estupiñán –lesionado este fin de semana– y Juan Diego Molina, apodado el 'Stoichkov' gaditano, han reforzado un plantel que camina con paso firme en Segunda (tres derrotas en 11 jornadas  ) y que se debate ahora entre apostar por la Copa del Rey o dar descanso a sus titulares más castigados. Su técnico, en principio, no reniega de la competición del KO.

«Es una competición que ilusiona mucho por tener la oportunidad de pasar rondas y enfrentarse a equipos de superior categoría», manifestó Vicente Moreno antes de afrontar la segunda ronda ante el Oviedo (1-0). Exento en la tercera ronda, el rival en dieciseisavos de final del Real Valladolid este próximo miércoles (20:30 horas, partido de ida en Son Moix) ya eliminó de la Copa en 2009 al entonces equipo dirigido por Mendilibar (2-1 en Zorrilla y 1-0 en Son Moix).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos