Real Valladolid

Masip echa el cerrojo

Masip, en una intervención en el encuentro en Zorrilla disputado contra su exequipo, el Barça./GABRIEL VILLAMIL
Masip, en una intervención en el encuentro en Zorrilla disputado contra su exequipo, el Barça. / GABRIEL VILLAMIL

El portero del Real Valladolid se coloca a un gol del Zamora, con nueve encajados, cuando se cumple un tercio de la Liga

Fernando Bravo
FERNANDO BRAVOValladolid

Suma 58 partidos consecutivos de Liga –todos los de la temporada pasada, incluidos los del 'play-off', más los doce de la presente– defendiendo la portería del Real Valladolid y su participación hasta ahora parece incuestionable, a pesar del salto de categoría. No en vano, Jordi Masip (Sabadell, 1989) es el miembro del vestuario con mejor palmarés (2 campeonatos de Liga, 1 Copa del Rey, 1 'Champions', 1 Supercopa de Europa y 1 de España, todas de su época del Barcelona).

Ni Becerra, durante la temporada pasada, ni Yoel, en lo que va de la presente han logrado removerle de su puesto bajo los palos. Tampoco el cambio en el banquillo a final de la temporada pasada puso su titularidad en cuestión, a pesar de que Luis César Sampedro defendía un estilo de juego diametralmente opuesto al de su sucesor, Sergio González. Sampedro fiaba el éxito de su equipo en la línea ofensiva, sacrificando la defensa y, por tanto, dando mucho más trabajo al cancerbero. No en vano, la pasada temporada, Masip encajó 55 goles (58 si se incluyen los del 'play-off') y cuando se cumple un tercio del campeonato actual, únicamente ha encajado nueve goles en los 12 partidos de Liga disputados.

Discretamente reconocido

En contadas ocasiones se reconoce el mérito de un portero, cuyos errores suelen tener mucha más trascendencia que los aciertos, incluso cuando se trata de lances especialmente complicados, como la defensa de un penalti. Y Masip ya anuló un falta máxima esta temporada. Fue en la séptima jornada, en Villarreal, cuando detuvo el lanzamiento de Gerard Moreno que, al final, supuso la segunda víctoria consecutiva de un Pucela que empezaba a consolidar una racha ganadora desconocida desde hacía varias temporadas.

Masip, sin embargo, ha recibido el reconocimiento del público y de la prensa, que en numerosas ocasiones a lo largo de la temporada le ha elegido como el mejor jugador del Real Valladolid. Frente al Eibar, el pasado sábado, sus intervenciones fueron tan decisivas que le volvieron a señalar como uno de los mejores. Aunque en fútbol el gol sigue siendo el mejor pagado, la gran temporada de Masip está compensando la falta de gol de un equipo que, siendo el de menor presupuesto, se mantiene en la parte alta de la clasificación.

Las estadísticas de Masip, marcan de forma definitiva la marcha del equipo. Tras Oblak (Atlético), ocupa el segundo puesto provisional del trofeo Zamora, debido a esos nueve únicos goles encajados en 12 partidos. La escasa producción ofensiva del Real Valladolid le da más importancia al acierto de un cancerbero que ya es el segundo más efectivo de la primera división.

Tras doce jornadas, Masip suma 43 paradas, incluido el penalti a Gerard Moreno del Villarreal y ha reducido el porcentaje de goles encajados con respecto a la temporada pasada, en la que a estas alturas de la temporada (jornada 12) había encajado 19 goles.

Ayer, tras el entrenamiento, acudió a la sala de prensa de Zorrilla, donde, tras analizar el encuentro frente al Eibar afirmó estar satisfecho con su trabajo. A nivel personal se mostró «contento» de cómo le están saliendo las cosas, aunque quiso valorar el trabajo de todo el equipo defensivamente. «Yo estoy bien, pero el gran mérito lo tiene todo el equipo, que me ayuda muchísimo», dijo. Sobre el trofeo al mejor portero, aseguró que no piensa en ello.

 

Fotos

Vídeos