El mejor once de la historia

El autor aplaude la iniciativa del Real Valladolid contra la leucemia infantil ya que todo aquello que contribuye a mejorar la vida de los demás hace más grande a quien lo promueve

Presentación de la campaña contra la leucemia/. R. Ucero
Presentación de la campaña contra la leucemia / . R. Ucero
JESÚS MORENO

Hace unos cuantos meses surgió una iniciativa liderada por el jugador del Manchester United Juan Mata, según la cual proponía a los futbolistas profesionales donar el uno por ciento de su salario al proyecto solidario ‘Common Goal’, que tiene como fin último ayudar a mejorar la calidad de vida de muchos niños de todo el mundo. Me niego a hablar de fracaso cuando se trata del trabajo desinteresado en pos de un fin solidario, sin embargo, el resultado no ha sido el esperado. Al menos hasta ahora.

Da la sensación de que, en España, los equipos y jugadores que acaparan los focos han vivido casi siempre ajenos a la realidad, dentro de una burbuja, en una urna como la que guardaba la flor de ‘La Bella y la Bestia’ no sea que se marchiten, como si su poderío económico no surgiera precisamente de aquella sociedad a la que casi siempre dan la espalda.

Los equipos más modestos en lo económico, por el contrario, sí han entendido que la mejor manera de fidelizar, de pertenecer, no es otra que devolver a la sociedad aquello que la sociedad les aporta. Por eso, no es extraño encontrar al Rayo Vallecano como verdadero equipo de barrio, de su gente, a la cabeza de cualquier propuesta que tenga como fin beneficiar a la barriada en el que está ubicado.

Y es un orgullo descubrir que el Real Valladolid ha decidido sumarse a ese exclusivo club. Por fin, el Pucela ha descubierto que para crecer necesita ser conocido por su ciudad, por su provincia, por su gente. Ser tratado como un vecino más. Y la mejor forma para ello es encabezar o promover todas aquellas acciones tendentes a mejorar la vida de los demás. Que el Real Valladolid se haga carne y habite entre nosotros. Que se haga visible más allá de comparecer en un estadio de futbol durante noventa minutos una vez a la semana.

La campaña ‘El mejor once de la Historia’, patrocinada por el Real Valladolid a través de ese movimiento llamado XII Pucela -que aún tiene que soportar la furia de los que David Gistau acertó a llamar españoles sentados- para apoyar económicamente la lucha contra la leucemia infantil es, quizá, la mejor noticia extradeportiva que ha generado el club desde que me alcanza la memoria. Estamos convocados, nos vemos el sábado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos